‘El 7 de septiembre’, el artículo definitivo

Por | 07 Sep 20, 23:59

Puede parecer que basta con poner una fecha a una canción para que sea icónica, como lo de Celtas Cortos con el ’20 de abril’. No es cierto. Mecano, que saben bien lo que es significar algo para todo un pueblo hasta dos veces al año (la otra ocasión es Nochevieja con lo de ‘Un año más’), están entre quienes aportaron algo más que un par de números del calendario. Pese al «empate técnico» de nuestra encuesta tuitera, recordamos 10 curiosidades sobre ‘El 7 de septiembre’, hoy 7 de septiembre.

¿Qué es el ‘7 de septiembre’?

‘El 7 de septiembre’ es una canción post-ruptura entonada desde la melancolía y la reverencia hacia lo que pasó. Como dice la letra, aunque «rotos nuestros lazos», «aunque la historia se acabó, hay algo vivo en este amor». En ella, dos ex se reúnen cada año después de haberlo dejado y, de manera marciana, no es ni para volver ni para echar un polvo a la desesperada (que se sepa). Compuesta por Nacho Cano, en general responsable de la vertiente más electrónica de Mecano, mientras su hermano José María desarrollaba cada vez una faceta mucho más clásica (‘Naturaleza muerta’), fue el primer single de ‘Aidalai’, el que a la postre sería el último disco de estudio de Mecano, aunque por aquel entonces no lo supiéramos.

¿Qué significó para Mecano?

Publicada no en septiembre, sino en mayo de 1991, ‘El 7 de septiembre’ sería su último «primer single» de verdad, pues la banda se separaría temporalmente en 1992, y la reunión de 1998 para el recopilatorio ‘Ana Jose Nacho’ sería un tanto falsa, como se apreciaba en el mismo vídeo de ‘El club de los humildes’. Ana Torroja se quedaría a cuadros cuando José María anunciaba en público en 1998 la separación definitiva de la banda, pero ya en los mismos textos de ‘Aidalai’ hay pistas muy gordas sobre el final del trío, en concreto en la letra de ‘El uno, el dos, el tres’, que narra la historia de la banda a modo de «agua pasada». De manera inconsciente, hay un paralelismo colectivo entre el fin de una relación personal y el fin de la banda: cada 7 de septiembre nos reencontramos con Mecano todos los que crecimos con ellos, pese a que nos dejaran tirados como colillas.

¿A quién está dedicada?

Aunque después de aparecer en el vídeo de ‘La fuerza del destino’ y hacerse novia de Nacho Cano, Penélope Cruz parece la destinataria de esta canción, no lo es: Nacho tuvo otras relaciones antes. La destinataria de ‘El 7 de septiembre’ es la escritora Coloma Fernández Armero. El País ha revisitado esta historia de amor recientemente, concluyendo que el romance se inició en septiembre -obvio- de 1981, en el Golden Village, el «Bar del Oro» referenciado en ‘La fuerza del destino’. La relación duró 8 años, hasta 1989, y se especifica que el restaurante al que ambos acuden en su aniversario es La Parra, de la calle Monte Esquinza, en el pijo-pero-poco barrio de Chamberí. «Taburete» vive por ahí.

¿Pero quién se reúne con su ex cada aniversario?

Hace unos años, Coloma concedía una entrevista a Vanity Fair en la que hablaba sobre esta canción, su impacto, cómo era compuesta y lo más raro de todo: ¿quién decide reunirse con un ex para celebrar un aniversario? Ella lo asocia a lo «intensa», «preciosa» y «potente» que fue aquella historia: “Fue así durante muchos años, diría que otros 8 por lo menos (después de romper). Nos habíamos separado en diciembre y el siguiente 7 de septiembre nos fuimos a La Parra, un restaurante que a Nacho le gustaba mucho y celebramos nuestro primer aniversario de separados. Ambos teníamos mucho respeto y mucha cautela, guardamos muchísimo las distancias en aquella comida, recuerdo que intentábamos no revolver el tema».

En la misma entrevista Coloma contaba lo que le gustó la canción en su momento: «Me conmovió muchísimo la frase «aunque empeñados en soplar/hay llamas que ni con el mar», mucho (…) Cuando escuché la canción, sabiendo ya que nuestra ruptura era definitiva, supe que no me había equivocado. Y además entendí también que a él le había ocurrido lo mismo». En el reciente libro ‘Mecano’ de Javier Adrados, el autor recoge unas declaraciones de Coloma sobre sus impresiones de la canción, en las que se la ve algo más abrumada: «No me podía creer que todo el mundo cantara una canción que hablaba de mí… de verdad que era increíble, iba a un aeropuerto y sonaba la canción, entraba a una discoteca y sonaba la canción, iba por la calle, y alguien cantaba la canción…».

¿Qué opinan de ella Mecano hoy?

Ana Torroja ha continuado cantando ‘El 7 de septiembre’ hasta este 2020 durante sus recitales. Un poco más y ni la covid puede con ella. De hecho, en 2015 volvió a hacerla single, en este caso a modo de dúo con Miguel Bosé. Es exactamente la tercera canción que más veces ha cantado Torroja en directo, tan sólo por detrás de ‘Un año más’ y ‘Barco a Venus’. Aunque no le pregunté específicamente por ella cuando la entrevisté hace poco, la cantante sí tenía muy claro que se debe a su público en vivo y que lo que quiere este es escuchar canciones de Mecano: «Soy realista, sé que tengo mis fans, fans de Ana Torroja, pero la mayoría son de Mecano».

Por otro lado, mientras José María Cano permanece alejado del pop y entregado a la pintura en algún lugar de Londres, Nacho Cano volvía a los escenarios en 2019, solo un año antes de la pandemia, y por supuesto ‘El 7 de septiembre’ no faltaba en el repertorio que desplegaba en Sonorama. ¿Quién fue el encargado de cantarla? Pues ni más ni menos que Alberto Jiménez de Miss Caffeina, como podéis apreciar en este vídeo. Ver para creer, ¿cierto?

¿En qué medida fue un éxito en España?

Como todo lo que publicaban Mecano en la época, pues al fin y al cabo estamos hablando del grupo más vendedor de la historia de nuestro país, fue un hit total. La canción entró directamente al número 1 de la lista de ventas, permaneciendo en dicha posición durante 3 semanas. ‘Aidalai’ llegaba al mercado un par de semanas después, siendo número 1 durante 13 semanas, es decir, todo el verano de 1991, 7 de septiembre incluido. Acabó con su reinado ‘On Every Street’ de Dire Straits… ¡el 9 de septiembre! ‘Aidalai’ fue el 2º disco más vendido en España en 1991, solo por detrás de ‘Bachata rosa’ de Juan Luis Guerra, y el 7º también de 1992, cuando se editaron sencillos tan recordados como ‘Una rosa es una rosa’ y ‘El fallo positivo’.

¿En qué medida fue un éxito fuera?

‘El 7 de septiembre’ apareció en varias listas de países latinoamericanos, pero no fue un gran éxito en Francia ni Italia pese a haberse grabado en estos dos idiomas bajo el sencillo nombre de ‘Il 7 Di Settembre’ y ‘Le 7 Septembre’. En aquellos tiempos las exportaciones funcionaban de manera mucho más despacio que ahora, y la canción que Mecano sí colocaron en las listas francesas en 1991 procedía en verdad de hacía dos discos: ‘Hijo de la luna’ llegaba al puesto 6 en Francia, un año después de que ‘Une femme avec une femme’, la adaptación de ‘Mujer contra mujer’, sí hubiera sido top 1 en el país vecino. El tercer y último hit de Mecano en las listas de Francia fue en noviembre de 1991 la versión de ‘Naturaleza muerta’. Ni rastro en las mismas de ‘Le 7 Septembre’.

¿En qué medida es un éxito hoy?

Con 15 millones de streamings en Spotify, ‘El 7 de septiembre’ no es ahora mismo una de las 10 canciones más reproducidas de Mecano en Spotify, pero sí en Youtube, donde figura con 26 millones de visualizaciones. En Tidal es la 11ª canción más reproducida de la banda. Sus números son más que saludables, pero no ha permanecido como el mayor hit de la época: ‘Bailar pegados’ de Sergio Dalma y ‘Entre dos tierras’ de Héroes del Silencio tienen muchas más reproducciones. En verdad, es muy curioso que las canciones más escuchadas de Mecano en las plataformas son 3 de José María: en este orden ‘Me cuesta tanto olvidarte’, ‘Cruz de navajas’ e ‘Hijo de la luna’. Todas proceden de ‘Entre el cielo y el suelo’, su gran disco de «breakthrough».

¿De qué va el vídeo?

A diferencia de lo sucedido en ‘No hay marcha en Nueva York’, que presentaba el álbum anterior, en este videoclip Mecano no son literales sino que decidieron ponerse «artys». La inspiración fue ‘Metrópolis’ de Fritz Lang, la cinta expresionista de 1927 situada en 2030 que dos años antes ya había inspirado ‘Express Yourself’ de Madonna, el vídeo más caro de la historia hasta entonces. El director de ‘El 7 de septiembre’, que no fue David Fincher, sino Juan Luis Arruga, terminaría dirigiendo vídeos para Marta Sánchez, ‘Dime la verdad’ y ‘Soy yo’, tras esta historia sobre el mundo obrero en la que Torroja hace de vibrante percusionista.

¿Pero es una buena canción?

‘El 7 de septiembre’ fue un extraño single de regreso tras el impacto que habían tenido singles del disco anterior como ‘Mujer contra mujer’ y ‘La fuerza del destino’. Por lo diferente que es a ambos o a ‘No hay marcha en Nueva York’, y a la vez 100% Mecano en su rima de «flores de mayo» con «patas de gallo», solo puede entenderse como un acierto. Con toques new-age cercanos a una Enya de popularidad creciente (luego desarrollados en la carrera en solitario de Nacho Cano), la canción se apunta el tanto de estar entonada con toda la calma que otorga la llegada de la vida adulta. Puede que el amor les durara 8 años y la resaca, otros 8, pero su perspectiva está perdurando hasta el infinito.

Cercano a la treintena (cuesta creer que Mecano se separaran cuando Nacho tenía tan sólo 29 años), el artista mira una relación pasada con madurez, pese al uso del diminutivo de «la misma mesita que nos ha visto amarrar / Las manos por debajo». Al fin y al cabo, era José María en verdad quien se había burlado del uso del mismo en ‘Quédate en Madrid’ («Siempre los cariñitos me han parecido una mariconez y ahora hablo contigo en diminutivo con nombres de pastel»). Con la salvedad de un crescendo de cuerdas en la segunda mitad un tanto rococó y un teclado un tanto kitsch al final, ‘El 7 de septiembre’ fue una opción elegante y arriesgada para presentar un álbum en el que José jugaría con los ritmos latinos, de ‘Una rosa es una rosa’ a ‘Bailando salsa’, mientras Nacho nos hablaba del sida (‘El fallo positivo’). Tuvo que ser difícil elegir el single para BMG Ariola, ¿pero alguien puede cuestionarlo casi 30 años después?

Calificación: 8/10
Lo mejor: La calma (el amor) con la que se analiza una ruptura pasada.
Te gustará si te gusta: lo mismo Depeche Mode que Enya.
Escúchalo:

Etiquetas: ,

La Tienda JNSP