Sam Smith / Love Goes

Por | 03 Nov 20, 16:18

Sam Smith se ha sumado a la lista de artistas que se han visto obligados a modificar el título de un disco y parte de su contenido a causa de fuerza mayor. En este caso, la pandemia ha impedido que ‘To Die For’ salga tal y como Sam lo había planeado, y en su lugar ha llegado al mercado ‘Love Goes’, el que Sam considera el primer álbum de ruptura de verdad de su carrera.

Si ‘In the Lonely Hour‘ y ‘The Thrill of It All‘ hablaban, en palabras de Sam, de amores no correspondidos, ‘Love Goes’ plasma las angustias que le han atormentado desde que rompiera con su novio durante la gira de presentación de su disco anterior. Sam buscó aliviar este dolor de la manera que hace todo el mundo, ahogando las penas en lo que fuera que tomara cuando salía de fiesta y visitando la pista de baile, por eso sorprende que ‘Love Goes’ no sea un álbum bailable en absoluto a pesar de que la campaña cancelada apuntara a ello con singles como ‘Dancing with a Stranger‘ con Normani o ‘How Do You Sleep?‘. Ambos aparecen en un segundo CD de ‘Love Goes’ que incluye todos los singles publicados por Sam durante el último par de años, pero lo que ofrece el disco principal vuelve a ser un compendio de baladas y medios tiempos que se dejan escuchar sin más, y a pesar de que algunos cortes como ‘Another One’ presentan ahora un acabado electrónico. Irónicamente, el tema más bailable del disco, un ‘Dance (‘Til You Love Somebody Else)’ dedicado a la decadencia de la noche («nunca me he sentido tan bajo, me siento fuera de control»), es también uno de los peores.

‘Love Goes’ pone las cartas sobre la mesa con ‘Young’, un corte medio a cappella, en el que apenas escuchamos la voz de Sam acompañada de una sombra electrónica, y en el que la persona autora de ‘Stay with Me’ canta sobre la presión que sintió al principio de su carrera: «lo único que quiero hacer es liarla, colocarme y besar a cien tíos y no sentirme que estoy atado a ellos», canta; «si queréis juzgar, adelante, cargad el la pistola, pero yo no he hecho nada malo: soy joven».

Es una pena que la actitud desinhibida de Sam no termine de trasladarse a las canciones de ‘Love Goes’ ni de desarrollarse en profundidad a lo largo del álbum: ‘Diamonds’ es un buen single de sonido electro-pop y disco, pero no tiene mucho que ver ni siquiera con la versión de ‘I Feel Love’ de Donna Summer que Sam publicó el año pasado. Tira más hacia lo conservador y lo mismo sucede con la tierna ‘Another One’, una vaporosa balada electropop inspirada en la música de Robyn («he conocido a tu novio, es hermoso, por favor, trátalo como si fuera una persona perfecta y divina») pero que termina sonando bastante blanda. ¿Y puede el dancehall de ‘My Oasis’ con el nigeriano Burna Boy sonar más diluido y desprovisto de alma?

Sam ha dicho que el último par de años han sido los «más experimentales de su vida» también «musicalmente», y aunque puede decirse que ‘Love Goes’ es un trabajo experimental en tanto coquetea con nuevos sonidos para su repertorio, es poco arriesgado. Las canciones más amargas de ‘Love Goes’ son las baladas más clásicas, entre las cuales no asoma ninguna de la categoría de ‘Stay with Me’, y las más interesantes recurren a la aceptación y a la nostalgia. ‘Love Goes’ con Labrinth al menos se sale de la norma recordando a James Blake, ‘So Serious’ es bastante mona y ‘Kids Again’, la mejor canción del disco con diferencia, sirve de cierre con su mensaje de nostalgia por tiempos mejores, bebiendo tanto del brit-pop de los 90 como del country-pop de Kacey Musgraves para crear un baladón que pone los pelos de punta. Con razón es el nuevo single. ¿Más de esto, por favor?

Calificación: 6,5/10
Lo mejor: ‘Young’, ‘Diamonds’, ‘Kids Again’
Te gustará si te gusta: Ellie Goulding, Tom Walker, Camila Cabello
Youtube: vídeo de ‘Diamonds’

Etiquetas:

La Tienda JNSP