Quantcast

10 reivindicaciones recientes de la «early Madonna»

-

- Publicidad -

10 reivindicaciones recientes de la «early Madonna»

sky-ferreira-Madonna ya está en Barcelona preparando los shows de este martes y este miércoles en el Palau Sant Jordi. Aunque está cambiando algo de concierto a concierto, su repertorio suele dividirse, salvo alguna excepción, entre su último disco, ‘Rebel Heart‘, y sus tres primeros álbumes. Y mientras que la cantante parece haber perdido cierto crédito como «trendsetter» por mucho que haya colaborado con SOPHIE antes que Charli XCX y con Blood Diamonds antes que Justin Bieber, a la influencia de sus primeros álbumes no hay quien le tosa. Madonna recupera esa parte de su repertorio con nuevos arreglos -ya se conoce su afán por «reinventarse»-, pero es su sonido original el que ha sido reivindicado en los últimos tiempos por numerosos artistas.

Realmente es muy curioso que Ariel Rechtshaid, a la hora de colaborar con Madonna, haya optado por un número que empieza disco y termina en clave house-góspel como ‘Living for Love‘, porque lo que ha trabajado con otros artistas -casi siempre chicas- es el sonido «early Madonna». No me refiero, naturalmente, a Adele (quien por otro lado acaba de declararse fan de ‘Ray of Light’), sino a los temas más ochenteros de ‘Sucker‘ de Charli XCX, muy vinculables a cosas como ‘Angel’, y en concreto a los sintetizadores usados en ‘Doing It’, hijos de ‘Open Your Heart’. O nietos, para los «haters».

- Publicidad -

Sky Ferreira ha dado muchas vueltas en la búsqueda de su estilo, del electropop al indie-rock pasando por el R&B sofisticado asistido por Blood Orange. En cierta manera ‘Night Time, My Time‘ suena como cuando Madonna coge la guitarra eléctrica para reinterpretar alguna de sus canciones más antiguas. ‘Borderline’ parece una influencia muy clara en ‘I Blame Myself’, aunque lo más alucinante es que la cantante llegó a hacer una sesión de fotos con Mario Testino en homenaje a looks antiguos de Madonna. Como veis en la imagen de este artículo, cuesta diferenciarlas.

- Publicidad -

Las terceras artistas que tratamos que han trabajado con Ariel Rechtshaid son Haim, que recientemente pinchaban ‘Like a Prayer’ en su show para Beats 1. Y aunque el grupo no ha destacado todavía por su relación con el góspel, de nuevo, los teclados, las guitarras y los bajos de ‘If I Could Change Your Mind’ son bastante Nile Rodgers en el disco ‘Like a Virgin’.

También obsesionada con ‘Like a Prayer’ está Taylor Swift, que ha llamado ‘1989‘ su último disco no sólo por su año de nacimiento sino por la música que sonaba en aquel año, muy especialmente según ella misma «Madonna y Annie Lennox». El álbum luego no suena tan claramente a Madonna, pero si ella lo dice, habrá que creerlo. Lo cierto es que, comparado con los anteriores de Swift, ‘Red’ incluido, ‘1989’ sí contiene una clara pátina synth-pop hasta ahora casi desconocida en la carrera de la ex cantante country. Su voz, además, suena más aniñada que nunca en algunos puntos de este ‘Style’.

Menos fan de ‘Like a Prayer’ es Linda Mirada, quien bromeaba en Twitter hace un par de años: «No creo que ‘Like a Prayer’ sea de las mejores canciones de Madonna, de hecho podría ser una canción de Mumford and Sons. La mejor, claro». La artista hizo en su momento una playlist de Madonna «para correr», generosa en «early Madonna material». Aparecían ‘Who’s That Girl?’ y ‘Causing a Commotion’ y bastantes temas de ‘True Blue’. Durante una entrevista con ella, nos confesaba que aquel ‘True Blue’ le encantaba, reivindicando «el disco entero», no sólo los singles. En cuanto a su música, las influencias de Linda Mirada son tan ricas y variadas que es difícil escoger un tema concreto influido por Madonna, pero quizá podemos percibir algo de sus primeros discos en ‘Tokio’ o ‘Adicta a nivel internacional’.

Varias críticas de ‘EMOTION’ de Carly Rae Jepsen han hablado de la influencia de Louise Veronica Ciccone, como la de The Guardian. Nosotros, particularmente, percibimos un cierto aroma a ‘Holiday’ en ‘Boy Problems’. Carly ha hablado sobre la influencia de la «Madonna old school» durante una entrevista con Idolator, reconociendo que la descubrió tarde pero que le encanta.

Hace unos meses compartía esta foto en Instagram.

Thank you Mr. You Know Who You Are ~for this incredible gift. X

Una foto publicada por Carly Rae Jepsen (@carlyraejepsen) el

Menos evidente pero perceptible es la influencia de Madonna en Beyoncé. ‘Partition’ empieza un poquito ‘Vogue’ (lo último que consideraremos «early Madonna»), curiosamente Mrs. Carter terminó haciendo el «vogue» para el vídeo de ‘Bitch I’m Madonna’ y siempre ha hablado bien de ella (este vídeo es de hace casi una década), pero la influencia en este caso parece más bien conceptual y en cuanto a dirección artística (Jonas Åkerlund). Eso sí, ‘Beyoncé’ tiene tantos rastros de ‘Erotica’ y ‘Ray of Light’ como ‘Rebel Heart’ del propio ‘Beyoncé’.

Hay algo en la vocecilla de Ellie Goulding que recuerda a cuando a principios de los 80 se decía que la voz de Madonna era «como si Minnie Mouse tomara una bocanada de helio». Alguien parece haberse dado cuenta de esto y no para de crear mash-ups de lo más improbables entre las canciones de Ellie Goulding y las canciones de Madonna (1, 2, 3). En ‘Delirium‘, podemos percibir un poquito de la primera Madonna en los sintes de ‘Something In The Way You Move’.

Hablando de «vocecillas», Grimes siempre ha defendido a Madonna de los ataques de Ariel Pink y reconoció flipar cuando su amigo Blood Diamonds se confirmó en el elenco de co-autores de ‘Rebel Heart’. El sonido de ‘Art Angels‘ es complejo y está lleno de guiños a varios géneros musicales, pero la influencia de Madonna es bastante obvia en el corte titular. Como Carly, pero en otro estilo, parece haber aunado a la primera Madonna con la primera Cyndi Lauper.

Por cierto, Lourdes, la hija mayor de Madonna, incluyó a Grimes en un listado de su música favorita ya con el disco anterior.

The Desired Effect‘ de Brandon Flowers es un viaje ochentero co-producido de nuevo por Ariel Rechtshaid. Podemos encontrar algún resto muy lejano de ‘Express Yourself’ o ‘Like a Prayer’ en ‘Still Want You’, o de ‘Papa Don’t Preach’ en el tipo de sintes de ‘Never Get You Right’, pero parece algo traído por los pelos. Sin embargo, Rolling Stone se atrevía a comparar ‘Like a Virgin’ y ‘I Can Change’ (en realidad samplea a Bronski Beat), y All Music ve la percusión latina de ‘La Isla Bonita’ retratada en ‘Can’t Deny My Love’. En cualquier caso, no podíamos pasar de incluir a Brandon: antes de compartir a Ariel, The Killers llamaron a Stuart Price tras el éxito de ‘Confessions on a Dancefloor’ para ‘Day & Age’.

Como extra, no podemos terminar este artículo sin mencionar a Gwen Stefani, que muy especialmente durante su carrera en solitario fue pionera en imitar el sonido de la primera Madonna. Aunque ahora ha vuelto con una estupenda balada muy ajena a todo esto, ella ya sonó abiertamente a Madonna hace 10 años, en ‘Cool’ o ‘Serious’, puro ‘Papa Don’t Preach’ con los sonidos del disco homónimo de Madonna.

Lo más visto

No te pierdas