El poderío de Rita Ora y el carisma de Post Malone, lo más reseñable del MEO Sudoeste 2019

Por | 12 Ago 19, 12:34


El MEO Sudoeste es uno de los festivales más multitudinarios y con más historia de Portugal. Se encuentra localizado en una pintoresca zona arbolada en medio del Parque Natural del Suroeste Alentejano y Costa Vicentina. Aunque originalmente su cartel siempre ha contado con un perfil más orientado al rock y la música alternativa (por sus escenarios han pasado artistas y bandas de gran renombre como The Cure, Muse u Oasis), ha sabido mutar a través de los tiempos para adaptarse a las demandas de las nuevas generaciones; cosa que ha permitido que la misma organización lleve celebrando el festival ininterrumpidamente desde 1997. Este 2019 se celebraba la que es su edición número 23 con un cartel bastante ecléctico en cuanto a géneros musicales. Entre sus nombres encontramos tanto propuestas nacionales e internacionales dentro del rap, la electrónica, el pop e incluso el soul; pero siempre con una marcada personalidad mainstream. [Fotografías de Manuel Casanovas y otros autores, cedidas por Meo Sudoeste.]

La primera jornada de conciertos comenzaba con una meteorología complicada ya que una densa niebla que no permitía ver a más de cinco metros dificultaba la llegada del público al recinto, así como la visibilidad de los escenarios pero que con el paso de las horas fue debilitándose. Blaya, cantante lusa de origen brasileño conocida por ser vocalista de la banda Buraka Som Sistema era el primero de los platos fuertes del festival. La portuguesa envuelta en un extravagante traje de plumas y junto a un grupo de bailarines venía a presentar su primer disco en solitario del que se extrae el sencillo ‘Faz Gostoso’, convertido ya en un megahit en Portugal y que ha gozado de mayor fama si cabe gracias a la inclusión del tema en el ‘Madame X’ de Madonna. No sería la última vez que oiríamos la canción esa noche.


Llegadas las diez de la noche no cabía ni un alfiler entre el público entre el que se intuía una baja media de edad. Todo el mundo estaba expectante por ver a Years & Years y descubrir lo que nos tenían preparados Olly Alexander y los suyos. La banda traía consigo la gira de presentación de su disco publicado en 2018 ‘Palo Santo’, gira en la que además Olly es director creativo dejándose notar esto en elementos como los excesos en el vestuario (plumas, rejillas y ese vestido de lentejuelas con una cola de varios metros de longitud), la ambientación tribal o un elevador de unos 5 metros de altura en el que Olly dejaba claras sus aspiraciones de divo pop. Además de material de sus dos únicos discos, en la hora que duró el setlist sonaron temas como su colaboración con Jax Jones ‘Play’ o ‘Meteorite’ de la OST de Bridget Jones’s Baby. Finalizaron el concierto con su éxito ‘King’ desencadenando la euforia colectiva.

El público no se movió apenas un ápice del escenario principal esperando para ver a la verdadera cabeza de cartel del día. Anitta apareció en el escenario acompañada de su séquito de bailarines y bailarinas al ritmo de ‘Bang’. Si bien la propuesta de la brasileña estaba centrada en el baile entendiéndose el uso del playback, había momentos durante concierto en el que se abusaba de ello de una manera un tanto descarada, cosa que parecía no tener mayor importancia para el público que disfrutaba cantando y coreando cada una de las canciones entre nubes de confeti. Anitta, cuya fama ya no se limita al mundo de habla portuguesa ofreció un setlist repleto de las colaboraciones con diversos artistas que ha ido aglomerando en los últimos años: ‘Sua Cara’, ‘R.I.P.’, ‘Banana’, etc. Entre todas esas colaboraciones destacó la del ‘Faz Gostoso’ de Blaya. En los últimos compases del concierto la autora original de la canción subió al escenario para interpretar el famoso tema en una actuación repleta de compenetración, twerk y baile entre las dos divas. A falta de Madonna buena era Blaya.

La noche la cerró el DJ y productor Steve Aoki con un set de lo más ecléctico en el que sonaron temas tan variopintos como ‘When Loves Takes Over’, el ‘Circle of Life’ de El Rey León o una coreada ‘Bella Ciao’ acompañado de visuales con miembros de la banda de ‘La Casa de Papel‘ que daban muestra del alcance internacional que está logrando la serie de Netflix. No pudo faltar por supuesto como en cualquier sesión de Aoki el momento en que el americano se dedica a lanzar tartas hacia al público.

Las dos siguientes jornadas del festival estarían marcadas por diferentes propuestas de hip-hop y gran protagonismo de artistas portugueses. El escenario principal era abierto por el rapero portugués Jimmy P que, a pesar de tener en el bolsillo a la gente desde la primera canción, no consiguió arrastrar demasiado público hasta el recinto a esa hora. Era en cierta manera sonrojante ver la zona VIP (toda la parte izquierda del escenario) completamente vacía. Mientras en otro escenario secundario la gente se arremolinaba para ver Mike Lyte y su propuesta de rap alegre y desenfadado con letras humorísticas en la línea del colectivo Locoplaya.

El primer acto internacional del día correspondía al rapero 6lack. El músico de Atlanta acompañado de DJ, batería y teclista brindó un concierto de rap y R&B de atmósferas intimistas y oscuras donde interpretó alguno de éxitos como ‘OTW’ o ‘PRBLMS’. Puede que por el carácter de su propuesta no fuera el concierto que más invitaba a bailar o interactuar con el público notándose en las miradas y bostezos de la gente, gente que seguramente estaba esperando a ver al cabeza de cartel de ese día.


Una multitud de asistentes y fotógrafos se congregaba delante del escenario principal para ver a Post Malone en el que probablemente era el concierto más multitudinario hasta el momento. El concierto empezaba tarde y el nerviosismo de la gente se dejaba notar en los pitidos que no paraba de emitir el público hasta que una neblina de humo dio paso al rapero. Austin Richard Post apareció él sólo encima del escenario ataviado con una colorida indumentaria y sin apoyo de banda o bailarines cantando sobre la base de ‘Too Young’. El carisma del artista impregnaba cada una de las canciones y hacía olvidar la ausencia de músicos. El músico comentó que era la tercera vez que actuaba en Portugal y que estaba encantado con la compenetración que siempre le había regalado el público luso. Sonaron la mayoría de sus éxitos que ya acumulan miles de millones de reproducciones en plataformas de streaming: ‘Better Now’, ‘Rockstar’, ‘Sunflower’ (extraída de la OST de ‘Spiderman: Un nuevo universo’) o una bonita interpretación de la balada ‘Stay’ con Post Malone acompañado de su guitarra acústica (el único instrumento real que sonó en todo el concierto). La actuación terminó con un momento de agradecimiento a los fans bajando al foso y saludando a las primeras filas.

El encargado de cerrar la noche fue el DJ patrio Kura, situado en el top 39 de la revista DJ Mag; que ofreció un set con su sello personal no demasiado refinado pero efectivo.

La del viernes era probablemente la jornada más orientada al público portugués. Entre las actuaciones del día se encontraba Vitor Kley con su propuesta de pop alegre y desenfadado. El artista brasileño es tremendamente conocido tanto en su país como en Portugal por el hit ‘O sol’ que ya acumula cientos de millones de reproducciones en plataformas de streaming y que ha sido popularizada por Neymar Jr. como ya hiciera en su momento el futbolista con el ‘Ai Se Eu Te Pego’ de Michel Teló.


A continuación de Vitor Kley era el turno de Wet Bed Gang, banda de hip hop portuguesa que siguiendo la estela de Public Enemy o Cypress Hill ofrecieron un show de rap agresivo con letras llenas tintes políticos, pirotecnia desmedida y billetes volando a modo de confeti. Era posiblemente el concierto más concurrido del festival pudiéndose apreciar en los problemas de espacio que había en las primeras filas de donde los empleados de seguridad no paraban de sacar personas a través del foso.

El cabeza internacional del día era Russ, rapero americano con nada menos que 13 álbumes en su haber (once autopublicados y dos bajo el sello Columbia) y singles con cientos de millones de reproducciones como ‘Losing Control’ o ‘What They Want’. Su concierto supuso una verdadera decepción ya que adolecía del mal endémico que parecen acarrear los traperos hoy día en sus directos: el americano salía a escena sólo sin banda acompañado únicamente de las bases de sus canciones. Si bien el concierto estuvo apoyado por pirotecnia, visuales e interacciones donde el público cantaba fragmentos de las canciones; un show de una hora resultaba demasiado extenso y monótono para la propuesta de Russ.


La jornada del sábado estuvo marcada por una gran presencia femenina, siendo la cantante portuguesa Carolina Deslandes la encargada de abrir el escenario principal. Carolina, que se dio a conocer gracias a la adaptación portuguesa de Pop Idol; ofreció junto su banda un show de pop delicado e intimista con gran presencia de instrumentos de cuerda donde sonaron temas de sus tres álbumes de estudio y alguna cover de Kings Of Leon y Coldplay. Hubo tiempo hasta para una colaboración con el rapero Agir. Carolina aprovechó el concierto para agradecer a los festivales portugueses la apuesta por artistas nacionales entre sus carteles.

En uno de los escenarios secundarios poco antes del final del concierto de Carolina Deslandes, tenía lugar la actuación del grupo sudafricano Mi Casa donde ofrecían una interesante mezcla entre electrónica y ritmos africanos.

Joss Stone se encuentra desde hace 5 años que publicara el disco ‘Water For Your Soul’ inmersa en su gira ‘The Total World Tour’ creada con la intención de tocar en más 200 países y que le ha llevado a visitar localizaciones tan dispares como el Tibet, Siria, Corea del Norte o Irán, donde recientemente protagonizó el episodio en el que las autoridades le denegaron la entrada en el país. Puede que Joss Stone no fuera de los nombres más acertados para la confección del cartel comparándola con el perfil del resto de artistas: el público reunido para ver a la americana era ridículamente escaso y seguramente la mayor parte no fueran fans acérrimos como se pudo apreciar en varios intentos por que el público entonara sus canciones. Stone ofreció un recital de soul, rock y reggae donde su voz brillaba impecable acompañada por el sonido de una potente banda. La cantante hizo un repaso a su discografía realizando varias covers en el proceso finalizando en los bises con el que es probablemente su mayor éxito: ‘Right To Be Wrong’.


Todavía quedaba por ver a la artista que en mi humilde opinión dio el directazo del festival. Eran las 00:45 de la noche y el público reunido en torno al escenario principal empezaba a impacientarse por el retraso que llevaba el concierto de Rita Ora (al final la razón fueron un espectáculo de fuegos artificiales con motivo del final del festival). De repente unos visuales con un cielo lleno de nubes daban paso a un grupo de bailarines, músicos y coristas que empezaban actuar con los primeros acordes de ‘For You’. Rita Ora aparecía sobre el escenario ataviada en un sugerente mono comenzando a brillar con su elegante voz. La británica ofreció un setlist lleno de sus éxitos en solitario y colaboraciones como las de Charli XCX en ‘Doing It’ o ‘Girls’ donde además incluyó un extracto del ‘Girls Just Wanna Have Fun’ de Cyndi Lauper. Era la segunda visita de la cantante al país luso y en esta ocasión Rita se encontraba acompañada de una solvente banda que cobró gran importancia en torno a la mitad del concierto cuando sorprendieron con un interludio lleno de guitarras distorsionadas, pirotecnia y unos visuales que mostraban a un fénix en llamas (guiño al título de su álbum ‘Phoenix’). La británica brindó curiosas versiones metaleras de ‘R.I.P.’, ‘Keep Talking’ o ‘Black Widow’; finalizando con ‘Anywhere’ como colofón a un concierto sobresaliente.

Termina así la edición 23 del festival MEO Sudoeste, cerrado por una agresiva sesión de Timmy Trumpet marcada por las características trompetas que dan nombre al propio DJ y donde aprovechó para presentar su nuevo single junto a Steve Aoki publicado hace tan sólo un día.

Playlist del mes

Send this to a friend