Bunbury / Posible

Por | 01 Jun 20, 12:18

«Cuántos años tiene realmente Bunbury» es una pregunta que viene varias veces a la cabeza escuchando su nuevo disco ‘Posible’. Su apariencia es de alguien joven, pero frases como «no me voy a quedar por aquí demasiado tiempo», «nadie cree ya en mí» o «me haré mayor de lo que esperaba» nos llevan a los discos contemplativos que Bowie entregó a partir de los 66 años y Leonard Cohen a partir de los 71. Enrique tiene tan sólo 52, más o menos los mismos que Alejandro Sanz, y algunos menos que Alaska o Ana Torroja. Sorprende por tanto escuchar que está «preparándose psicológicamente para hacer algunas cosas por última vez», a 15 años de tener edad de jubilarse, en caso de que los artistas decidan hacerlo: en Madrid se ha visto a Burt Bacharach dar un buen recital con 81 años.

A falta de que alguien más audiovisual tipo Maika Makovski pueda repreguntar a Bunbury a qué se refiere (nuestra entrevista la respondió vía mail), ‘Posible’ suena en muchos sentidos como una despedida de los escenarios que podríamos imaginar ahora mismo en boca de Sabina, tras los sustos que este ha dado en directo a sus seguidores. El electrobolero ‘Deseos de usar y tirar’ suena muy atormentado sin que su letra termine de explicar por qué, pues de hecho hasta contiene un momento sexy; y cuesta comprender por qué el álbum encuentra a Bunbury algo derrotado, en la frase final «tumbado en un parque con la sensación de que no se está perdiendo ya nada», cuando sus cifras incluso en la era streaming continúan siendo de lo más saludable. Cuando hay muchísimas personas a las que le preocupan mucho más sus pasos que ese Instagram que critica con rabia en ‘Como un millón de dólares’.

Hay varias reacciones ante lo que nos plantea ‘Posible’: a menudo dan ganas de dar ánimo al artista, de recordarle la gente que se ha quedado por el camino, de decirle que los 50 son los nuevos 40 y que en la vejez no nos aguarda un mundo de luto eterno y rosarios en la mano como el que recordamos de nuestros abuelos. Pero también se puede entender que Bunbury se dispone a retirarse, a vivir la vida artística de otra manera, o a envejecer con la dignidad que tiende a esperar una parte del público, pues además la producción del álbum, de nuevo a cargo del propio artista en compañía de Ramón Gacias, es sobria y oscura. Busca un tipo de electrónica asimilada por la vía de Depeche Mode, atemporal. En cualquiera de los casos, lo seguro es que como «disco personal», ‘Posible’ es todo un éxito, pues independientemente de lo que extraigas de ellas, nos muestra las inquietudes de Enrique Bunbury, sin filtros, tal cual son.

‘Deseos de usar y tirar’, un electrobolero al modo de los muchos que han hecho Fangoria (‘A fuerza de vivir’, ‘Nada más que añadir’, su versión de Los Panchos…), es una de las mejores composiciones que jamás haya hecho Bunbury. Una canción que «danza sin necesidad de melodía» y flota como aquel vídeo de Christine and the Queens, dejando frases ambiguas sobre su sentido final, como el soplo «tú no eres tu pasado», a cargo nada menos que de Nick Cave, o «Yo que tantos hombres quise ser, ¿qué podré hacer después de tenerte junto a mí?». Su vídeo, con la actriz que interpretaba a Audrey, no es la única conexión con ‘Twin Peaks‘, pues en ‘Los términos de mi rendición’ hay una caída de piano que no puede ser más Angelo Badalamenti. Pero en general, ‘Posible’ se deja llevar por esa apelada electrónica oscura y madura de los de Dave Gahan y Martin L. Gore, muy perceptible cuando ‘Arte de vanguardia’ se aproxima ligeramente a ‘Policy of Truth’.

Esta canción arranca con una de las frases más vagas, «todo es irreal y escurridizo / la gente es como es y no se hable más», pero después logra remontar con su carácter confesional: “quizás no haya vivido como debiera, quizás haya bebido de más”, con un “tengo solo ya la urgencia de librarme y vivir tan al margen de todo como pueda” que parece transformarse, por mucho que el libreto diga lo contrario, en «tengo la urgencia de librarme y beber tan al margen de todo como pueda». No logran levantarse, en cambio, esa canción sobre un «Mariachi sin cabeza, pero con harto corazón», ni una ‘Como un millón de dólares’, que deja muchas ganas de reescuchar ‘Porque te vas’ de Jeanette. Aunque líricamente, la segunda parte del álbum es una chuchería para sus fans del tamaño de los textos de ‘Rebel Heart’ para los fans de Madonna, es la primera la que concentra los mejores logros musicales. ‘Las palabras’ es el momento más pop del disco, con unos “auh” que ni ‘Lobo hombre en París’; ‘Hombre de acción’ es un entretenido guiño a LCD Soundsystem y, curiosamente, el sentido del álbum sería muy diferente si la última canción de la secuencia fuera la medio luminosa ‘Mis posibilidades’, en la que Bunbury dice: “aunque me vaya, siempre vuelvo y mi consejo es dejar la luz encendida”. Ese ha de ser el caso de un artista aún inquieto, ahora enganchado a Fiona Apple y al nuevo de Triángulo de Amor Bizarro, con muchas cosas que decir.

Calificación: 6,8/10
Lo mejor: ‘Deseos de usar y tirar’, ‘Cualquiera en su sano juicio’, ‘Las palabras’, ‘Los términos de mi rendición’
Te gustará si te gusta: Depeche Mode, Fangoria, el Bowie de ‘Lazarus’
Youtube: vídeo del single principal

Etiquetas:
  • Dula Peep

    Y a Bad Bunny un 7’6. Claro…

  • Te repites, cariño.

  • david

    Jajaaj, vaya crítica, jajaa. Y meter a Fangoria o Los Panchos, es de traca. La canción Deseos..está en otro lugar. Y poner a Fangoria en la sección de «te gustará´´, apaga y vámonos. Junto a Licenciado (su disco más flojo) creo que va a ser el álbum más complejo y difícil de llegar a todos los oídos, ya lo avisó el mismo Bunbury. Y con Palosanto ya pasó. Yo estoy disfrutando muchísimo, hay varias joyas, como Cualquier En Su Sano..(el principio suena muy a Going Backwards de DM), Indeciso o No, Los Términos…Deseos, Arte de Vanguardia son las mejores. La floja es Posibilidades. Está claro que Bunbury desde Palosanto está en otro terreno, más experimental, está en otro rollo, muchos «fans´´ entrecomillado, sí, se quejan se pierden. Perfieroesto que estancarse.
    Bunbury se refiere a hacer menos giras de duración, y en un futuro lejano no hacerlas y dedicarse a sacar disco cada año o dos años. Recordemos que lleva en la música, (giras incluidas que es lo que quema a cualquier ser humano), desde los 20 años, en 1987, sin parar. Pocos músicos a esta edad siguen haciendo. Con discos cada dos/tres años y giras de un año de duración de cada disco. Contando con colaboraciones en discos. Luego se refiere que no contemos con él en giras si no se soluciona con el tema del Covid19 ya que él piensa de otra forma a la hora de realizar conciertos. No se ve actuando en su casa o en salas y proyectando en un autocine.
    Grande Enrique.
    8/10

  • xabier

    Todavía no sabes que cualquier advenedizo urbano y/o moderna tiene ya un 7,4 por defecto?

  • david

    Traperos, reggetoneros, urbanos mediocres sin fundamentos y R&B (no se confundan las siglas con el estilo de los 50 y 60) ya tienen fija la puntuación de un 7. De ahí para arriba.

  • Angelfuck

    Por críticas así se pierde la credibilidad por completo en un medio, ni ganas de explicar la calidad del álbum, ya lo explica bien David.

  • Fernando

    mala crítica y peor nota…

  • Guilleeeen

    A mi me parece buen disco, no tan directo como expectativas, pero muy agradable de escuchar. Por cierto, no le veo el parecido con fangoria no queriendo.

  • bart_os

    Ni con este disco ni con ningún otro que publique más adelante creo que arme el revuelo que armó con Radical Sonora. Recuerdo perfectamente los insultos que le dedicaban los fans de Héroes del Silencio cuando se encontraron con Salomé, con un Bunbury a tope con Depeche Mode y el U2 de Zooropa/Pop. :-) Después, por lo que sea, decidió «recular», y eso que en las entrevistas de la época daba la sensación de que iba a tirar p’alante. :-/

  • Cheshire Cat

    A mi me parece su disco más sustancioso y arriesgado en años, que mira hacia lo contemporáneo con bastante acierto desde una perspectiva muy personal, cosa en la que unos cuantos han fallado y se han perdido. Se merece disfrutalo con calma y aprecio. Desde 2013 no me interesaba de verdad ningún trabajo suyo. ‘Mis posibilidades’ es la única que no me convence. Me parece, por lo general, un disco notable.

  • Renton

    Otro excelente trabajo de Bunbury y otro excelente trabajo de músicos españoles fuera de la música urbana que nos intentan imponer a toda costa Triangulo, Niños Mutantes, Viva Belgrado, Biznaga, El Columpio, Melenas, The new raemon, Toundra etc un gran 2020 para el rock español una pena no poder disfrutar de estos álbumes en directo este año

  • david

    Está claro, aquél revuelo fue flipante. Lo que pasa es que, en foros y en el facebook de Bunbury, le humillan desde el primer single que sacó. Adelantándose la mayoría que a va a ser un mal disco y será una broma. Está «viviendo´´ otra vez esa pesadilla , evidentemente más suave. Con Licenciado hubo críticas y yo el primero, es el peor disco, pero le critico con conocimento, es mi ídolo. Aparte que un disco de versiones, no lo consideraría original, evidente. Lo que nunca entenderé es por qué con Radical fue así y con Pequeño no, cuando los estilos musicales de los dos discos, el de Radical era «más cercano´´ a Héroes. ¿Algo de culpa de medios? ¿La gente como los borregos, seguimos a lo que nos dicen? o ¿realmente conquistó a nuevos públicos y generaciones con ese disco? Ni Bunbury lo entiende, ni nadie. Habrá que estudiarlo. Porque diría que un 50% de fans de Héroes en esa época los perdió, ya maduritos estos fans aún están pidiendo que vuelvan. Joder. Bunbury se planteó seriamente dejar la música después de lo de Radical, pero exacto reculó o a saber y las nuevas canciones que tenía veía potencial y se arriesgó muchísimo para grabar Pequeño. Se la jugó, como ultimátum, sin importar nada, si le salía bien pues adelante y si no, adiós y muy buenas. Para mí es el Bowie español, discos dispares , mundos distintos cada disco que hace. Guste o no, se nota lo que hace. Música que no se escucha aquí y tocando todos los palos.

  • david

    Pues Palosanto y Expectativas son dos joyas. Confía y escúchalos. Expectativas es mejor que los otros dos, claro, pero muy notable es Palosanto, igual de sustancioso y arriesgado (cara b) como fue también Las Consecuencias en su momento. Esa cara b de Palosanto es sublime. Las últimas 5 o 6 canciones. De ese disco solo me sobra Hijo de Cortés, de las peores que ha hecho y encima desentona mucho.

  • fresaskizo

    Que angustia, de verdad! Buffff!

  • Antarctic Monkeys

    tu no seras prima de Mardebering?

  • Cheshire Cat

    A mi Palosanto me pareció muy bueno, pero no arriesgado. Expectativas, correcto. El caso es que cada cual disfrute de lo que más le llega.

  • Daniel Madero

    Soy seguidor de Bunbury desde niño, cuando se estaba separando Héroes y comenzaba una carrera en solitario de una calidad increíble y que me ha reportado en mi vida más satisfacciones de las que soy capaz de recordar. Le he visto multitud de veces en directo (diría que en torno a diez u once, pero no guardo entradas ni soy fetichista en ese sentido, así que no recuerdo el número exacto), me emocionan profundamente muchas de sus canciones y creo que es el mayor animal de escenario que ha dado nuestro país, y una de las mejores voces. Es valiente, generoso en sus colaboraciones incluso con grupos que apenas están despuntando y a los que claramente les sirve de impulso, inteligente, y con una capacidad asombrosa para mostrarse tan feroz como delicado, incluso ambas cosas al mismo tiempo.

    No solo respeto sino que envidio a quien le haya gustado este álbum, al final el arte tiene un gran componente subjetivo, y en ningún momento creo que tenga más razón que ellos. No descarto la idea de que el problema lo tenga yo, pero he de decir que este no solo me parece el peor disco de Enrique Bunbury, sino un disco horrible fuera de quien fuera; solo rescataría un par de canciones y creo que lo digo porque intento autoconvencerme de que algo me tiene que gustar ahí. Intento pero no consigo darle alguna escucha más, porque me aburre tantísimo que nunca encuentro el momento en estos dos últimos días. Expectativas me desagradó, pero ni mucho menos tanto como este Posible, y dentro de una carrera sobresaliente desde luego estoy más que dispuesto a entender algún tropiezo, pero ahora empiezo a estar realmente preocupado de que nada de lo que vuelva a hacer el maño me toque como lo hicieron sus producciones pasadas.

    De verdad que lo lamento, y de nuevo, es mi opinión personal y completamente subjetiva. Quien lo disfrute y lo considere un discazo, lo dicho, mi respeto y mi envidia.

  • Marcos

    Menuda basura de crítica.

    Esto es un discazo, lo mires por donde lo mires…

  • Esteban Martínez

    Profundo como ‘Las consecuencias’ y lo más arriesgado que ha hecho desde aquel lejano, sub valorado y genial ‘Radical sonora’. Un disco que tiene mucho que decir, que habla del artista y su complejidad, cada tema es un mundo, cada línea dice algo, musicalmente suena sofisticado y no tira por el camino fácil. Cada cual tendrá sus favoritas, a mi como conjunto me ha encantado. Cuesta entender ese 6,8, para mi… 8/10. Excelente trabajo.

Send this to a friend