Sólo The Killers apostarían por el «amor eterno» tradicional con ayuda de Can y Neu!

Por | 24 Ago 20, 10:03

The Killers son los protagonistas de nuestro «Disco de la Semana»: aprovecharemos el lanzamiento de ‘Imploding the Mirage‘ para revisitar algunos puntos de su carrera, además de obviamente reseñar este nuevo álbum que ha venido presentado por sencillos como ‘Caution‘, ‘My Own Soul’s Warning‘ o este ‘Dying Breed’ que seleccionamos hoy como «Canción del Día».

‘Dying Breed’ es una canción que se va armando a medida que avanza, en sintonía con la historia que Brandon Flowers nos va narrando: la de una pareja superando una crisis. Si el tema presenta momentos titubeantes, como musicalmente el inicio o en lo lírico ese puente en el que se duda de la existencia de un futuro («no sé qué quieres de mí / a veces no sé qué hacer (…) ¿y si no estamos preparados para esto? / ¿y si no podemos hallar el camino?»), la producción es optimista. Muchas de las canciones de los Killers han estado dominadas por la euforia ochentera de un hit de Bruce Springsteen, algo tipo ‘Dancing in the Dark’, pues por algo se han convertido en una de las bandas llenaestadios más importantes del planeta, y ‘Dying Breed’ se encamina hacia ese mismo lugar, poco a poco, con paciencia.

Brandon Flowers parece estar dedicando de nuevo este tema a su esposa, Tana Mundkowsky, con la que contrajo matrimonio a los 24 años y con la que tiene varios hijos, probablemente tildando de «estirpe moribunda» a la institución del matrimonio, pero hablando de su pertenencia a ella con orgullo: «tenemos todo lo que necesitamos», se jacta, entre «na-na-nas». De manera significativa, en la nota de prensa que presentaba este single su sello Universal, definía todo el álbum de la siguiente manera: «‘Imploding The Mirage’ es la luz tras la oscuridad; la superación de la tristeza y el paso a la celebración. Es un disco sobre el amor eterno, la perseverancia en los momentos complicados y la fuerza adquirida de los amigos y los lazos familiares mientras capean el temporal». El tema también incluye lo que parece una referencia a los votos de una boda: «recuerdo la promesa que hice / y el modo en el que me sentí».

Este mensaje de amor de estructura particular tiene su base en dos de las grabaciones más populares de las dos bandas de kraut más importantes, NEU! y Can, de los que se han tomado sin pensar mucho ‘Hallogallo’ (1972) y ‘Moonshake’ (1973). Y ha sido por obra y gracia de los co-productores del disco, en este caso más bien Shawn Everett (The War on Drugs, Alabama Shakes, Kacey Musgraves) que nuestro querido Jonathan Rado de Foxygen.

Así ha defendido la grabación Brandon Flowers en Apple Music: «Shawn es un mago en el estudio, una especie de científico loco. Esta canción ya era buena cuando Shawn desapareció para irse a otra habitación durante una hora y volvió emocionado. Nos puso ese loop (de Can y Neu!) sobre la canción y yo dije: «¡SÍ!». Fue frustrante al principio que no fuera nuestro loop, pero enseguida lo aceptamos y obtuvimos los permisos. Y cuando Ronnie y el resto de la banda se incorporaron, la llevamos a otro nivel. Ahora me encanta la canción».


Lo mejor del mes:

Etiquetas: , ,

La Tienda JNSP