Los mejores conciertos del Monkey Week 2021

-

- Publicidad -

Los mejores conciertos del Monkey Week 2021

Tras el experimento adaptativo del año pasado, este 2021 volvía a celebrarse en Sevilla una edición presencial de Monkey Week. Era palpable la menor presencia de público local; pandemia aparte, la nueva localización en la apartada Cartuja (sin hostelería alrededor y con comida y bebida a precios prohibitivos dentro), junto con la alta probabilidad de lluvia y el menor número de conciertos gratuitos echó para atrás a más de uno. A cambio, sí que se veía gran presencia de la industria, e incluso caras conocidas de la escena nacional como Alba Reche, Kimberley Tell o Ade de las Hinds. Con todo, funcionó medianamente bien como edición puente hacia la de 2022, cuando ya imaginamos (porfavorygracias) que habremos vuelto del todo a la normalidad. Fotos: Javier Rosa.

El plato fuerte para los melómanos era el concierto especial sobre ‘Mediterráneo’ de Serrat el jueves, con distintos músicos interpretando las canciones del histórico disco, como hicieran en 2019 Eva Amaral, Tulsa, Drexler, Santi Balmes, Xoel López o Silvia Pérez Cruz en ‘Hijos del Mediterráneo’. En esta ocasión, Los Estanques ejercieron de (grandes) maestros de ceremonia, y por allí pasaron invitados que rindieron homenaje al maestro catalán, algunos con mayor fortuna que otros (el destrozo que hizo Carlangas no pasó inadvertido). Hubo quienes hicieron un acercamiento más fiel, como las solventes versiones de Dani Llamas, Raúl Rodríguez, Maria Rodés o el doblete de Anni B Sweet con ‘Barquito de Papel’ y ‘Lucía’ (brillante esta última). Hubo también quienes se lo llevaron a su estilo, convenciendo las versiones que hicieron Rebe y Miguelito (Derby Motoreta) de, respectivamente, ‘Qué va a ser de ti’ y ‘La Saeta’. Porque, efectivamente, al final se añadieron varios “extra” que no pertenecían a ‘Mediterráneo’ pero sí al poderoso repertorio de Serrat, especialmente sus adaptaciones de poetas, como ‘Para la libertad’, y sobre todo del sevillano Machado: además de la citada ‘La Saeta’, sonaron ‘He andado muchos caminos’ y ‘Cantares’ como un colofón final en el que Anni se volvió a unir a Los Estanques, sirviendo el concierto casi como aperitivo del LP conjunto que está por llegar.

- Publicidad -

Pero también fue interesante lo que vimos en ese Escenario Alhambra antes y después del homenaje a Serrat. La francovenezolana Sophie Fustec, conocida artísticamente como La Chica, vino a presentar los dos largos editados el año pasado, ‘Cambio’ y ‘La Loba’, además de distintas canciones de un repertorio cuyo primer EP, ‘Oasis’, data del 2017. La Chica, que en entrevistas asegura haber desarrollado durante su adolescencia una “esquizofrenia cultural que resultó en un collage de texturas, sonidos e influencias”, es una de esas artistas 100% Monkey, a la que difícilmente veremos en otros festivales españoles. Como final de fiesta tuvimos a Paco Moreno, con un público reducido (el grueso de la gente se fue tras finalizar el homenaje a Serrat) pero fiel y entregado a sus rumbas surrealistas, entre quienes se encontraban artistas de la escena local como fullero, los miembros de Vera Fauna, Scott de Derby Motoreta o Meji de Menta.

El viernes comenzaba a salvo de la lluvia, por lo que los conciertos gratuitos del Escenario Plaza siguieron en pie, entre ellos el de los jerezanos Nadie Patín: a medio camino entre Carolina Durante y Pignoise, los amigos Selu y Gome, apadrinados por Paco Loco, convencieron a los asistentes allí congregados. También con la inevitable sombra de Carolina Durante, pero en este caso más cercanos a La Plata, estaban los madrileños La Paloma: con solo tres temas, Nico, Lucas, Rubén y Juan reúnen ya bastantes seguidores, y los motivos fueron claros tras verles en directo en el Escenario AIE. Este viernes sacan por fin su primer EP. Del sello Las Amigas venían Morreo, que se las arreglaron para ofrecer un buen show a pesar de los problemas con la acústica en el Escenario Planta de Arriba (al día siguiente pudieron resarcirse en el Escenario Cubo). También en ese escenario disfrutamos, con los peros técnicos ajenos a ella, de los temas de Sofia (en la imagen de arriba), uno de los grandes descubrimientos del Monkey Week. En el programa de mano se decía de ella que podía ser banda sonora de ‘The Neon Demon‘, y aunque las exageraciones suelen ser recurrentes en este tipo de textos, hay que darles toda la razón aquí: con ecos a New Order, Kraftwerk y Aviador Dro, la mallorquina tiene un buen nicho en temas como los contenidos en ‘El Ayre del Almena’, el EP que acaba de lanzar y que estuvo presentando, junto a temas anteriores como ‘Decir Adiós’.

- Publicidad -

Otro de los grandes bolos del festival fue el que hicieron en la plaza Las Dianas (en la imagen de abajo). Si ya conocíamos lo punzante de sus letras, en directo son aún mejores: Isa, María, Laura, Paulina y Ana derrocharon energía y se metieron en el bolsillo a los asistentes entre bromas, anécdotas y ganas de bailar. Las granadinas han publicado hace poco su primer largo, ‘Lo que te pide el cuerpo’, y estuvieron presentando temas tan divertidos como ‘Julia’ o ‘”Hetero”’ (la doble comilla es intencionada, sí), además de regalarnos un memorable mashup de Bad Gyal con frases de ‘Fiebre’, ‘Zorra’ o ‘Blin Blin’ que funcionaban igual de bien en formato rockero. Otros que tuvieron al público de La Plaza entregadísimo fueron los vascos Chill Mafia, con un estilo completamente distinto pero igualmente eficaz. El colectivo, que arrasa con los streams de ‘31014’ o ‘BARKHATU’, dio a conocer las canciones de ‘Ezorregatik X Berpizkundea’, publicado este 2021.

Por otro lado, en el interior teníamos propuestas tan distintas como la de Sarria y Ruiseñora. El Escenario Alhambra fue el elegido para el bolo de Sarria, con un punto más Loquillo en directo de lo que parece en estudio. El malagueño presentaba su homónimo debut largo de este año, y el doble single ‘Canto breve’ que incluye ‘A tu vera’ y ‘Soledad’. No faltaron ‘El Camino’ o ‘L’Occidental’ (en la que se nota especialmente la influencia de The Doors), y hasta una versión del temazo de The Beatles ‘You’ve Got to Hide Your Love’. En el Escenario AIE, Ruiseñora ofrecieron un conciertazo en el que presentaron los temas de su reciente EP ‘La Jara’, pero también recuperaron canciones de sus dos largos anteriores, entre ellas ‘Animal’, perteneciente al debut en 2016 con ‘Siglo XX’.

Al mismo escenario vendría Ferrán Palau, que también tiene disco nuevo este año. El catalán estuvo tocando canciones de este ‘Parc‘ como la estupenda ‘Lluny’, que sonaba muy bien en directo, y no se olvidó de temas más antiguos de su repertorio como ‘Què serà de mi?’ o ‘Flora’, pertenecientes al ‘Kevin’ de 2019. Más decepcionantes fueron Pantocrator, los últimos en pisar el AIE: no sabemos si los instrumentos acoplándose y la incómoda voz de su vocalista en varios temas eran parte de la performance de hastío (“qué cansado es el rock, me cago en Dios” o “no toco bien pero aquí estoy” dijeron en distintos momentos), pero desde luego el directo no hizo justicia a sus más certeras letras. Con todo, el público disfrutó de los pogos en ‘Gobierno de China’, ‘No te puto pilles’, ‘Policía moral’, la nueva ‘Polígrafo’ o incluso una cover de ‘Nada de esto fue un error’.

Mucho mejor fue el show de Ravages, poco conocidos en nuestro país más allá de la pertenencia de Simon Beaudoux y Martin Chourrout a la banda Exsonvaldes. El Escenario Cubo brilló con la electrónica de los franceses, que recordaron a The Sound of Arrows o Vitalic mientras tocaban ‘Rouge soleil’, ‘Métamorphoses’, ‘Disparition totale et definive’ o su versión de ‘Vamos a la playa’. Entregadísimas también las Viuda: las asturianas debutaban este año de la mano de Humo Internacional con un disco homónimo en el que cabían cortes tan prometedores como ‘Satánica y de Carabanchel’, y el directo en el Escenario SGAE hizo honor a nombres como ése. En el Escenario Alhambra, Mujeres cumplieron sin más, quizás debido a la tensión por problemas técnicos que parecía haber existido antes del concierto (“en todos nuestros años de carrera, jamás nos ha pasado esto, así que el problema no es nuestro, arréglalo”, llegaron a decir). Los catalanes han ido adquiriendo cada vez más estatus en nuestro país encadenando discos tan aclamados como ‘Un Sentimiento Importante’ y ‘Siento Muerte‘, y este año sacaron el EP de colaboraciones ‘Rock y Amistad‘, además de ‘Te sigo esperando’, el tema conjunto con Kokoshca, también allí presentes.

Al día siguiente y en el mismo escenario, las shego también sufrieron de algún problema técnico, solventado con menos tirantez en este caso. La banda de Maite, Raquel, Irene y Aroa, con las que hemos hablado hace poco dentro de nuestra sección Meister of the Week, se camelaron al público entre canciones dedicadas a los ex (‘meperd0nas?’), invitaciones al guarreo (“pero guarread si os dejan, chicos, que nos conocemos”), una maravillosa versión de ‘Sufre mamón’ de Hombres G (ahora con frases como “voy a comerle el cuello mientras nos miras” o el actualizado “sufre mamón, que yo no soy tu chica”), la colaboración con interrogación amor (‘vómito’) o, por supuesto, la sintonía de Kim Possible (su nombre viene de la popular serie).

Poco después y en el mismo Escenario Alhambra tendríamos ocasión de ver a Marcos Crespo, AKA Depresión Sonora. A caballo entre Viva la Fête y Joy Division, podríamos decir que fue otro de los descubrimientos de esta edición si no fuese porque de “descubrimiento” nada: pese a debutar el año pasado, sus cifras de streaming son brutales. Las canciones de su primer EP suman más de 15 millones de streamings, y ahora mismo el bueno de Marcos tiene más oyentes mensuales que otras bandas más conocidas de su sello, entre ellos los mismísimos Carolina Durante. El talento del vallecano tiene bastante que ver en esto, y lo dejó claro en un inmersivo directo en el que repasó además los temas de su último EP, ‘Historias tristes para dormir bien’, tocó el remix que hizo para VVV Trippin’ You con ‘Fuego Cruzado’ y nos habló de sus raíces sevillanas, por parte de madre.

Si hablamos de “hermanos Muñoz”, seguramente penséis en Estopa, pero, al igual que ocurre con Tove Lo y “la otra Tove”, Styrke, “los otros” Hnos Muñoz molan bastante. En el escenario de la planta de arriba nos esperaba el dúo andaluz, que ni son Muñoz ni son hermanos: Nacho Zayas es malagueño y Álex Rosano de Tarifa, se conocieron estudiando en la UMA, y su amor por el r&b les unió para construir hasta tres álbumes desde su debut en 2017. ‘Dame Sombra’ fue el último, el año pasado, y de él tocaron temas como la sensual (¿cuál de ellos no lo es, por otra parte?) ‘Ya estás así’, además de canciones nuevas de este 2021 como la fusión de flamenco con vibes de dancehall en ‘Se me olvida’. También de la tierra venían Pirámide, bien definidos por algunos allí presentes “como Califato ¾ hasta arriba de eme”. La banda debutaba este año con su EP ‘El canal de los presos’, y su unión de folklore andaluz, Semana Santa incluida, con la electrónica más ravera convenció sobradamente a los allí presentes, uniéndose para colmo los Volante de la Puebla en un momento del concierto.

Niña Polaca, cuyo EP debut data de 2018, y que hace muy poquito estrenaban nuevo disco con titulazo ( ‘Asumiré la muerte de Mufasa’) tocaban en el Escenario AIE. La banda madrileña-alicantina dio especial espacio a este último, aunque también tocaron canciones de su repertorio anterior, como el ‘Mañaca’ de ‘De la línea diez al Sol’. Los asistentes se lo estaban pasando pipa, disfrutando del pogo especialmente en cortes como ‘Pdr Snchz’, y a todo el mundo se le olvidó que empezaron tarde por problemas ajenos de limpieza: su bajista Beto se encargó de amenizar mientras tanto al personal con acordes de ‘Another One Bites the Dust’ y ‘Seven Nation Army’, entre otras.

Aunque sin duda la reina a la hora de solventar problemas técnicos estaba en el Escenario SGAE. Porque Rocío Saiz también tuvo que empezar tarde, pero eso se sumó a que ya de por sí empezaba tarde: de los conciertos cambiados de escenario por la lluvia, el suyo fue el que peor fortuna corrió en horario, pasando de las 22h a la 1 de la mañana, y para colmo le tocó un apagón en pleno momento cumbre de ‘Si mañana me muero, te habré dicho que te quiero’ (algunos llegamos a pensar que la frenada en seco era intencionada por eso mismo, pero no). Con todo, tanto ella como sus compañeras de banda Ali y Any se sobrepusieron y entregaron uno de los shows más divertidos de todo el Monkey, prueba de ello era cómo se iba uniendo más y más gente que no sabía quién era, y acabó pasándoselo en grande con el recorrido a su debut ‘Amor Amargo’, el recuerdo a canciones de su etapa Monterrosa como ‘Parálisis’ o ‘Última conexión’ (“esta canción habla, sorpresa, también de bolleras… a quien no le guste, seguro que tiene algún grupo indie tocando cerquita” ironizó sin pelos en la lengua) y hasta una versión de ‘Sobreviviré’ de Mónica Naranjo, en la que la madrileña acabó lanzándose a un público que, a esas alturas, ya era totalmente suyo. Broche de oro para cerrar esta edición de Monkey Week.

Lo más visto

No te pierdas