La nueva autenticidad de las voces cyborg en Frank Ocean, Bon Iver y Dirty Projectors

Por | 29 Dic 16, 23:53

frank-ocean-blond-2JENESAISPOP ha escogido ‘Nikes’ de Frank Ocean mejor canción de 2016. ‘Nikes’ es una gran canción por muchos motivos, pero su modulación vocal (el tono de ardilla que Ocean emplea en la mayor parte de la canción) es interesante porque su uso no es puramente estético. ‘Blonde‘ contiene varias canciones similares, por ejemplo ‘Self Control’ (donde la voz de ardillita la pone Yung Lean), pero este uso del “high pitch” también es expresivo y se enmarca en un concepto narrativo. No ha sido, por cierto, exclusivo de Ocean este año, también Bon Iver ha manipulado su voz de manera parecida en su último disco, ‘22, A Million‘ (por ejemplo en ‘#29 Stafford APTS’) y Dave Longstreth de Dirty Projectors en su último single, ‘Keep Your Name’, aunque a la inversa (en lugar de subiendo el tono, bajándolo). En menor medida también James Blake lo ha hecho en ‘The Colour in Anything’, por ejemplo en ‘Two Men Down’.

La manipulación del tono en la música popular se remonta a muchos años antes de la creación, expansión y normalización del vocoder, el autotune y el Melodyne en el pop de nuestros días. En 1953, Cowboy Church Sunday School, el grupo musical del cantante, actor y locutor Stuart Hamblen y su mujer e hijas post-adolescentes, editó un single acelerado a 45 revoluciones por minuto para que sus intérpretes sonaran como niños (a 33rpm suena normal, a 45rpm como cantado por niños). La canción fue un éxito en Estados Unidos (top 8), como lo fue ‘The Chipmunk Song’ de David Seville en 1958, el clásico insignia de Alvin y las Ardillas, que fue número uno y ganó tres premios Grammy. En 1963, una veinteañera Robin Ward obtuvo el único éxito de su carrera sonando como una adolescente en la también acelerada ‘Wonderful Summer’.

No solo ahora sino también en los albores del rock ‘n’ roll y el pop de masas era muy habitual acelerar revoluciones de una canción para que sus intérpretes sonaran más jóvenes o por puro afán experimental. Se hizo con discos de Little Richard en los 50, los Beatles en los 60 y James Brown en los 70. En 1960, Joe Meek cantaba con un coro de aliens en ‘I Hear a New World’; en 1974, Robert Plant de Led Zeppelin sonaba como uno en ‘Four Sticks’. En los 80, Madonna editó ‘Like a Virgin’, notablemente acelerado, mientras Toyah directamente inhaló helio para ‘Spaced Walking’ y Prince manipulaba su voz de vez en cuando en sus canciones para sonar como una mujer, hasta el punto que se inventó un alter ego femenino, Camille, a quien puedes oír en ‘U Got the Look’, para justificarlo.

Es en los 90 y primeros 2000 cuando se normaliza el uso en el hip-hop de ganchos melódicos compuestos por samples de clásicos del soul cuyo tono ha sido aumentado buscando el efecto ardilla. Lo hicieron Wu-Tang Clan en ‘For Heaven’s Sake’ y Kanye West en ‘Through the Wire’ (que más tarde experimentaría con la posibilidad emotiva del autotune en ‘808s & Heartbreak’), aunque el ejemplo más notable posiblemente sea el de la voz de ardilla reticulada que sonaba en ‘Lonely’ de Akon (en realidad era de Bobby Vinton). En esta época, otros artistas como Goldfrapp manipulan las voces de otras maneras, jugando con las texturas como en ‘Deer Stop’, donde la voz de Alison alterna humanidad con texturas acuáticas.

El avance de las nuevas tecnologías musicales ha dado lugar a un mayor abanico de posibilidades con la experimentación vocal en el estudio. Daft Punk y Cher sonaron como robots en los 90, sin embargo, otros artistas han querido sonar no como máquinas autómatas, sino como cyborgs, por ejemplo Quasimoto, el proyecto animado del rapero Madlib, Dan Deacon en canciones como ‘Feel the Lightning’, The Knife en numerosas canciones como ‘Wrap Your Arms Around Me’, Vampire Weekend en ‘Diane Young’ o Madonna en ‘Impressive Instant’ (ese “I like to singy, singy, singy like a bird / on a wingy wingy wingy”) o ‘Mother and Father’ (la pertinente voz infantil final que clama “oh mother, oh father, I got to give it up”). Esta voz cyborg en el pop busca un futurismo que no anula la humanidad sino que la acentúa y eso es lo mismo que han hecho este año Frank Ocean, Bon Iver y Dirty Projectors.

En 2013, Daft Punk publicó ‘Random Access Memories’, un disco de pop inspirado en los 70 y 80 y grabado en analógico pero cantado a través de vocoders. Esto incluye la balada pastelosa ‘The Game of Love’, con la que el grupo buscó humanizar la voz robótica en el pop en una época en la que los programas de corrección de tono estaban (y siguen estando) muy presentes en las listas de éxitos (Maroon 5, Ariana Grande, Meghan Trainor), también a través de cantantes cuyo bastión comercial es la “autenticidad” como Adele o Michael Bublé. “En ‘The Game of Love’ hemos intentando hacer voces robóticas que sonaran lo más humanas posible en términos de expresividad y emoción”, aseguraba Thomas Bangalter entonces a Rolling Stone. Y lo consiguió en una preciosa canción interpretada por un androide enamorado.

Paralelamente a esto han sido otros artistas como Burial en su post-dubstep distópico u otros movimientos (internamente conectados) como el vaporwave o PC Music los que han manipulado artificialmente la voz humana con la intención de reflexionar sobre la decadencia de la sociedad, el capitalismo o la deshumanización derivada de la evolución tecnológica. Estos dos últimos lo han hecho de maneras directamente opuestas: el vaporwave ha ralentizado ritmos y voces de clásicos de los ochenta para acentuar su efecto fantasmagórico y PC Music ha llevado las melodías “bubblegum” y la plasticidad de los ritmos del pop de los primeros 2000 a su extremo híper lustroso. En el extremo de extremos encontraríamos a ese espectro de Hatsune Miku que parece cantar en ‘Animals’ de Oneohtrix Point Never.

La diferencia de Frank Ocean con todo este entramado de exploraciones estéticas de la voz es que no habla de temas tan trascendentales en ‘Blonde’; en su lugar, Ocean usa la voz de ardilla en ‘Nikes’ y ‘Self Control’ como elemento para diferenciarlas narrativamente en sus letras, de la misma manera que la voz de Bon Iver en ’22, A Million’ puede sonar alienígena pero nunca hueca de emoción. ‘Keep Your Name’ es una canción post-separación: Dave Longstreth acentúa la pesadumbre de la que canta en su letra bajando tonos a su voz para producir lo más parecido a la voz de su alma. Así, la música de estos tres artistas parece el soul, el folk y el R&B del “mundo feliz” habitado por cyborgs que imaginó Aldous Huxley en 1932. Una nueva autenticidad.

Un buen ejemplo de esto en este momento es ‘715 – CRΣΣKS’ de Bon Iver, una canción a capella cantada enteramente a través de la Messina, un programa de voz derivado del Prismizer inventado por Francis and the Lights que has escuchado en su tema ‘Friends’ junto a Kanye West y Bon Iver o en ‘Summer Friends’ de Chance the Rapper y que es algo así como el vocoder emocional, pues refracta la voz humana como si fuera un prisma pero sin prescindir de la “frescura de las vibraciones de sonido”. A pesar de la artificialidad de su sonido vocal, es una de las canciones más emotivas que ha compuesto Vernon nunca. El mismo Kanye sampleó ‘Woods’ de Bon Iver en ‘Lost in the World’ atraído por su robótica emotividad.

Puede que los experimentos vocales de Frank Ocean, Bon Iver y Dirty Projectors se queden en 2016 o puede que no (el último grupo edita disco en 2017). Lo que está claro es que los tres han buscado normalizar la voz cyborg a través de su música de manera que no reste emoción a sus interpretaciones o letras, sino que sume, lo que podría dar lugar a una nueva manera de entender la producción vocal y la emotividad a través de la interpretación en los años venideros. Al fin y al cabo, ¿qué hay de auténtico en la perfección vocal buscada en el pop actual cuando la corrección llega hasta el mismo directo? Si Frank Ocean es capaz de emocionar sonando como una ardilla, ¿tan relevante es su voz “auténtica”? ¿Tan relevante es LA voz auténtica?

  • Warp

    TL:DR

    Dicho esto, no necesitáis justificar que le hayáis dado todos los parabienes en vuestras listas al plúmbeo de Ocean. Se lo dais y al que no le guste, como a mi, ajo y agua.

  • El problema de Blonde no es la voz artificial en si, el problema del disco y de Nikes en particular es que la voz de ardilla como tantos otros momentos y arreglos resulta ridícula, cargante, etc..

    Si te gusta, pues bien, que se le va a hacer, hay cosas peores (incluso en la abominable lista de canciones que habéis puesto), ahora no nos queráis vender que lo hacéis por el trasfondo profundo de la cancion, suena mas a excusa (pobre) que otra cosa, si te gusta la voz de ardilla retard, pues dilo y punto.

    Yo prefiero al Frank Ocean de Channel Orange, o incluso al de “Nights” en el mismo Blonde (la única cancion potable del disco). En general el ultimo disco de Frank Ocean me parece una patochada, que la hace otro y queda de bizarrada, la hace el ojito derecho de la critica y queda de genialidad.

  • pablooscarzine

    Muy interesante! En mi época a todo esto se le llamaba: “poner voz de pito”. :-D
    (arriba Blond y arriba ese Ocean!!!).

  • La Ogra

    ME MEO

  • Robert_slp

    Mención especial a Lapsley, menudo sentimiento transmite usando el cambio en la voz con las RPM y sonando 3 voces distintas en su canción Station

  • Israel

    Honestamente yo ya estoy harto de la ¨voz de cyborg¨ me repele, a mi no me emociona al contrario me cuesta trabajo escuchar a Frank Ocean a Kanye West y hasta a Bon Iver, suenan horrible yo quiero voces humanas.

  • Andrés Costureras

    Es un recurso ultra sobado. Se abusa de él. Que Cher, o Madonna se pitufaran la voz en el 2000 era muy original, ahora es simplemente un standar más en el pop actual. Se pone autotune automáticamente a todo, sobre todo en el nuevo rap, y es innecesario. Lo poquito agrada y lo mucho enfada.

  • Dumblonde/Forever BØY

    Sigo sin pillarle gusto a Blond… me quedo con channel ORANGE un album MUCHO mejor.

  • Jur

    Os ha quedado un artículo bien majo, felicidades. También hizo algo así Pete Drake en 1965 o por ahí.
    https://www.youtube.com/watch?v=_R9an8AU3No
    https://www.youtube.com/watch?v=V9l3yOXDpB8

  • MARDEBERING

    leyendo las respuestas, parece que la voz mierdosa del “Nikes” de ardilla del Ocean solo le gustara a los de JNSP, ponerla como la mejor del año es de traca, es la canción mas intrascendente de la historia(en poco nadie se acordará de ella) ponerla en la categoría de la mejor canción del año, como en su día ejemplo fue Yesterday de los Beatles la mejor de 1965 es DE LOCOS,DELIRANTE Y SI ME APURAN DE RISA(FLOJA), y darle a las voces de pito o ardilla una categoría que no tienen ni tendrán https://uploads.disquscdn.com/images/98e2eef090bffbeebf906cae9c5f0a15f8797ffae1d63e09c01673a8ee492456.jpg , es para cagarse y ponerle un par, espero que solo se quede en eso y sea una broma para crear polémica y vidilla en este foro, ya que si es en serio, uff¡¡¡
    https://uploads.disquscdn.com/images/8a15e882f7de179d61415258666a00be29b39b31a09e6e2697abe8601f47c0bc.png

  • MARDEBERING

    faltaba esto
    Ocean y Justin Vernon nunca los superarán.
    https://youtu.be/y9G53GzJixQ
    https://youtu.be/dhsy6epaJGs
    https://youtu.be/Lv3l5RTlgbM

  • MARDEBERING

    pero si son incapaces de escucharse el disco entero, y les dicen a los amigos ponte esto que es la hostia y les devuelven un Whatsapp con ¿que mierda es esta tío?

  • Juanjo Fernández

    Os paso una página que habla de la evolución tecnológica en esto de los distorsionadores de voces. Creo que muchos de los ejemplos que se mencionan son auto-tune. Pero el voder o el vocoder han estado allí desde mucho antes.
    Aunque muchas de las webs citan a Cher como pionera, es cierto que el año anterior ya había un artista que usaba el auto-tune como base, no como corrector, pero ya no recuerdo su nombre 😣. Cher simplemente lo explotó hasta extremos que los conociera el público en general.
    Está camino de pasar de un recurso trendy a uno ultrasobado, como decía alguno. Cuando el mercado se satura del mismo efecto musical, vuelve a desaparecer hasta dentro de diez años…
    Un saludo.
    http://www.losinrocks.com/musica/de-cher-a-kanye-como-el-auto-tune-revoluciono-la-musica#.WGWQn-4um2c

  • Yex Brown

    Cuestión de gustos. A mí me parece un efecto molesto al usarse durante bastantes segundos seguidos, y que normalmente no transmite igual que una voz natural.

  • Mace

    Muy buen artículo, enhorabuena. Dicho esto:
    – No soporto este tipo de efectos al nivel que se usan en Nikes.
    – ¿Hablan así realmente las ardillas?

  • Warp

    Cuánto helio malgastado.

  • Warp

    Yo fui incapaz de escuchar ni la primera canción entera… al minuto mis pulmones querían salir de mi cuerpo y mi cerebro amenazaba con la necrosis.

  • popimperium

    Os recomiendo a los austriacos Mind.in.a.box . Llevan años expresando como nadie todo tipo de sentimientos con sus voces distorsionadas. Es una verdadera injusticia que nos los mencionéis en vuestro articulo, a ver si os gustan

    https://www.youtube.com/watch?v=RaelLXKLlc8

  • MARDEBERING

    suicidios colectivos al leer tu crítica SIN LUGAR A DUDAS la mas acertada sobre el megasupervalorado, mierdoso y coñazo disco del Ocean.

  • Breaux

    Falta Childish Gambino

  • Avalancha

    A mí sinceramente la voz de ardilla que pone Frank ocean me parece ridícula, no sé como alguien le puede resultar atractivo ese tipo de voz, pero pa gustos los colores oye, yo sigo entender como ese álbum carente de ritmo y melodías es tan alabado por la crítica. ¿De verdad disfrutáis con eso? Irrelevancias aparte. A mí canciones así con voz distorsionada me mola mucho:

    https://www.youtube.com/watch?v=TEFKZ-7x7xU

  • Dirrty Boy
  • Dirrty Boy

Playlist del mes


Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR