Lady Gaga y Ariana Grande se mimetizan en el vídeo de ‘Rain on Me’

-

- Publicidad -

Lady Gaga y Ariana Grande se mimetizan en el vídeo de ‘Rain on Me’

Lady Gaga y Ariana Grande habían anunciado para esta tarde a las 19.00 el estreno de su nuevo vídeo, ‘Rain On Me‘, nuestra «canción del día«, creando un gran hype. La canción es ya un gran éxito, pues es número 1 en iTunes en multitud de grandes mercados (aunque no en España, contenida por David Otero y Cepeda), pero lo relevante de verdad ahora mismo es su gran acogida en Spotify. Situada en primer lugar de «Today’s Top Hits», playlist con 26 millones de seguidores, además de en varias decenas de playlists de audiencia millonaria, tiene el éxito garantizado, al menos durante las primeras semanas.

El vídeo de esta genérica pero efectiva canción ha sido dirigido por Robert Rodríguez, conocido por películas como ‘Abierto hasta el amanecer’, ‘Sin City’ o ‘Machete‘, por lo que algunos esperaban de este trabajo una especie de secuela del vídeo de ‘Telephone’, pero finalmente no ha sido así. Lejos también del desarrollo y la imaginativa de Ariana Grande en prodigios como ‘No Tears Left to Cry’, es un producto deliberadamente «trash», en la estela de lo ya visto en el vídeo de ‘Stupid Love’, el anterior sencillo de Lady Gaga. Uno de los temas más comentados en redes es cómo ambas parecen haberse mimetizado: hay planos en que se las confunde.

- Publicidad -

Tras un primer plano de Gaga recién salido de «Celebrities» (hoy… Robert Smith), el vídeo de ‘Rain On Me’ se sitúa bajo la lluvia que honra el título, mostrando a nuestras protagonistas entregadas al cuerpo de baile pese a la adversidad. Botes de amigas quinceañeras y brazos hacia los lados son las sencillas propuestas coreográficas, de nuevo, en la estela kitsch de ‘Stupid Love’. Quizá porque el confinamiento se acercaba y el rodaje urgía, Rodríguez no ha podido dejar aquí un sello personal, y la verdadera directora del vídeo de ‘The Edge of Glory’ parece haberle devorado como antes ya había hecho con otros colaboradores como Kevin Parker. ¿La gran virtud? Dura 3 minutos, como la canción, haciendo de su brevedad la gran baza para el modo «on repeat».


- Publicidad -
- Publicidad -

Lo más visto

No te pierdas