Moderat: «Es perversa la desinformación de algunas personas»

-

- Publicidad -

Moderat: «Es perversa la desinformación de algunas personas»

Moderat anunció en 2017 su retirada de los escenarios por tiempo indefinido. El trío alemán compuesto por Sascha Ring de Apparat, y por Gernot Bronsert y Sebastian Szary de Modeselektor, se encontraba en el momento de mayor popularidad de su carrera, pero decidió parar para coger aire y centrarse en nuevos proyectos.

Cuando ya no hay nadie que considere a Moderat menos que uno de los grupos de electrónica más importantes de nuestros tiempos, el grupo presenta un nuevo álbum influido por la pandemia y por la sobrecarga informativa de la era digital. A mediados de abril, Sascha Ring nos atendió amablemente vía Zoom para contarnos los entresijos de ‘MORE D4TA’.

- Publicidad -

Moderat actuará el viernes 17 de junio en el festival Sónar de Barcelona. Más adelante su gira internacional pasará por el Sant Jordi Club de Barcelona y el Wizink Center de Madrid, los días 6 y 7 de noviembre, respectivamente. JENESAISPOP es medio colaborador de la gira española de Moderat.

17.000 personas atendieron vuestro último concierto antes de tomaros un descanso. ¿Veíais insostenible seguir si no os tomabais un descanso antes?
En general no tenemos problema con tocar grandes recintos porque seguimos haciendo la música que queremos. En 2017 llevábamos ya cuatro años de gira tocando con Moderat y con nuestros proyectos en solitario, de repente sale nuestro tercer disco… Fue buena idea porque estábamos inspirados pero, a la vez, terminó siendo agotador. No pensábamos que Moderat iba a ser un proyecto tan longevo…

- Publicidad -

Por otro lado, aunque (Gernot, Sebastian y yo) no nos llevábamos mal, subconscientemente sabíamos que si no nos dábamos un descanso nuestra relación se pondría fea en algún momento. De hecho, pasamos dos años sin vernos después de separarnos. Quizá estábamos saturados los unos de los otros. Y estábamos saturados de Moderat, porque nuestra vida prácticamente giraba alrededor de la banda, no había cosas nuevas… Y separarnos nos dio oportunidad de hacer otras cosas y de encontrar la ilusión de trabajar en Moderat de nuevo.
Si no os visteis durante dos años, ¿en qué momento empezáis a trabajar en el disco?
Mientras trabajábamos en nuestros propios proyectos, Modeselektor dieron un concierto en Berlín, yo me reuní con ellos en el backstage y empezamos a hablar sobre trabajar en un nuevo disco juntos. El periodo de conversaciones también fue muy largo porque teníamos que averiguar en qué lugar estaba cada uno creativamente y como seres humanos. Pasó un año hasta que empezamos a planear la composición del disco. Entonces llegó la pandemia… Y eso nos dio más tiempo para pensar el álbum.

La nota de prensa dice que ‘MORE D4TA’ trata dos temas, el aislamiento y la sobreinformación. ¿Cómo os ponéis de acuerdo con el concepto del disco?
Siempre que hablábamos de posibles conceptos terminábamos en direcciones opuestas. Intentar encontrar puntos en común está bien pero no es sostenible. En este caso, la pandemia ha influido obviamente en el contenido del disco. La pandemia ha reforzado más si cabe nuestro vínculo con el mundo digital. Yo sigo teniendo reuniones por Zoom a día de hoy. El internet domina completamente nuestras vidas. Hace 20 años la idea de la web 2.0 era casi hippy. Representaba una democratización de internet. Todo el mundo contribuía a su creación. A día de hoy esa idea se la han comido las empresas que manipulan lo que debes pensar.

- Publicidad -

El capitalismo se ha comido internet. ¿De qué maneras el disco reflexiona sobre este tema?
Lo que te he contado es más bien la mentalidad que teníamos durante la creación del disco. El bombardeo de titulares… Estábamos saturados. Ante semejante pesadilla informativa buscábamos un escape. Y Moderat siempre ha sido un lugar en el que nos podemos separar del mundo. Nos concentramos en nuestra burbuja y miramos a nuestro interior.

«La sobreinformación es responsable de que la gente intente buscar la manera más digerible de explicar cosas complicadas»

Cada uno de nosotros buscábamos escapar a nuestra manera. Sebastian y Gernot se iban al campo, y yo visitaba museos con mi hija. Me quedaba observando cuadros durante horas. Observar esos cuadros me servía para entender que todo se repite. Los cuadros renacentistas van de lo mismo: enfermedades, guerras… Un solo cuadro está lleno de este tipo de información.

¿Te inspira la nostalgia?
Observar aquellos cuadros me aliviaba el alma. Sabes que el mundo ha vivido muchas crisis y esperas que no vuelvan a ocurrir, pero mirar esas pinturas te recuerda que estas crisis llevan pasando mucho tiempo. Que otra gente anterior a la nuestra ha pasado por lo mismo.

La gente suele romantizar el pasado, y olvida que las redes sociales han traído cosas buenas. Estamos tan conectados que el mundo se ha vuelto muy pequeño. ¿Qué opinas?
Yo ya no uso redes sociales. Ha perdido la gracia. Hay otras maneras de conectar con amigos que meterte en una web que te dicta la cantidad de palabras que puedes usar. Evidentemente uso mi teléfono, me encanta estar conectado con mis amigos… Y cuando la música electrónica empezó, lo hizo de mano con el auge de internet. Desde siempre han estado conectados. Sin embargo, las redes sociales también permiten conectar a personas en el odio. Es el lado malo.

¿El vídeo de ‘Fast Land‘ reflexiona sobre las «sociedades aceleradas» de Hartmut Rosa? ¿De qué va?
¡Ojalá lo supiera! Cuando trabajo en bandas sonoras suelo ceder el control creativo a los directores. Y con mis proyectos propios hago lo mismo, dejo que los directores hagan lo que quieran, que expresen su visión. Para mí el vídeo tiene un aspecto más emocional que narrativo. Presenta un contraste entre momentos de claustrofobia y otros de euforia colectiva. Me gusta que el arte sea abstracto porque permite que la gente proyecte sus propias interpretaciones en él.

¿Qué opinas de las interpretaciones que hace el público de Moderat?
Me gusta que la gente llegue a sus propias conclusiones. Eso te abre nuevas perspectivas como artista. Y eso pasa cuando tu música es personal. Sin embargo, debo hacer un apunte. En una entrevista, Iannis (Philippakis, cantante de Foals) dijo que había dejado de esconderse en letras abstractas y que ahora eran más personales y autobiográficas, por los que las sentía más honestas. Entiendo que para algunos artistas sea importante actuar de manera honesta pero, para mí, leer sobre un momento concreto en la vida de una persona no tiene tanta magia. Prefiero la parte abstracta del arte porque la veo más poética.

¿Los títulos de las canciones significan algo? ‘DRUM GLOW’, ‘NEON RATS’, ‘DOOM HYPE’… parecen palabras juntadas de manera un poco random, pero tienen como una expresión tecno.
Algunas canciones son instrumentales así que sus títulos no hay que tomárselos demasiado en serio. Las que tienen voces sí tienen una historia detrás. ‘COPY COPY’ está influida por una historia que leí sobre el pintor Francis Bacon, y su obsesión con una pintura de Velázquez que representaba un Papa. Al Papa no le gustaba la pintura porque el estilo de Velázquez era demasiado realista. Años después, Bacon se obsesionó con el cuadro y pintó cincuenta copias del mismo. La reflexión a la que invita la canción es la siguiente: ¿llegas realmente a la perfección repitiendo la misma cosa una y otra vez, o debes saber cuando parar? El trabajo en el estudio es lo mismo. Es muy difícil dar una obra por acabada.

¿Qué significa la portada del disco?
Es obra de Pfadfinderei, colectivo visual con el que trabajamos desde el primer disco. En los tres discos previos salían personajes en las portadas, pero para el nuevo nos apetecía algo diferente. Representa una especie de Tierra plana que se va por el desagüe. La imagen iba a ser solo parte de la portada, en la que de hecho había otro personaje, pero al final se desechó. En Alemania hubo un movimiento enorme de personas que negaban el coronavirus. Algunas expresaban ideas propias de Q-Anon. Algunas personas está tan metida en el túnel que son incapaces de observar los datos. Es perversa la manera en que se creen a pies puntillas una información que es imposible probar. Antes cuando quemaban brujas podías decir que la gente era ignorante, pero hoy, a menos que vivas en Rusia o China, toda la información está a tu disposición. Parece que hayamos vuelto a la era de quemar brujas.

¿La solución pasa por prohibir esas fuentes alternativas?
Es una idea que explora ‘MORE D4TA’. Hay demasiada información. Y esta sobreinformación es responsable de que la gente intente buscar la manera más digerible de explicar cosas complicadas. Y esta gente termina creyendo las teorías más locas porque es fácil creérselas que creerse la verdad.

Lo más visto

No te pierdas