Teyana Taylor / THE ALBUM

Por | 19 Jul 20, 13:00

Teyana Taylor estaba «frustrada» por haber tenido que limitar su disco anterior a 8 pistas y 22 minutos por deseo de Kanye West, su productor, así que su siguiente paso ha sido publicar un álbum larguísimo, de 23 pistas y más de 1 hora de duración, al que ha plantado el título de ‘THE ALBUM’ (llegando tarde a la idea igual de mala que ya tuvo Alejandro Sanz, esta vez sin hashtag) porque este debe ser por fin el disco de Teyana Taylor que refleje de verdad quién es ella como artista. Y se puede decir que lo hace… a veces demasiado.

La idea de ‘THE ALBUM’ ha sido hacer un disco de R&B puro y duro que plasmara las influencias de Teyana así como todo el abanico de emociones que se quedó sin expresar en su anterior disco después de casarse y haber sido madre, que no son experiencias que se tengan todos los días. El largo se abre de hecho con una grabación telefónica real del parto de Teyana, que dio a luz en su casa asistida por su marido, el jugador de baloncesto Iman Shumpert, mientras este recibía instrucciones de un paramédico, al no haber tenido tiempo de acudir al hospital; y la siguiente voz que escuchamos en el álbum es de Junie, hija de ambos, que ya cuenta 5 años. Normalmente la inclusión de voces infantiles en los discos de pop es una mala decisión, pero Teyana hace que suene conmovedor en ‘Come Back to Me’, que con su producción de paisajes atmosféricos y samples de soul vintage, es una de las composiciones más bonitas de su carrera.

La autora de ‘Gonna Love Me‘ no ha conseguido hacer un disco largo que pueda escucharse del tirón sin agotarse, pues en varios puntos el disco peca de lineal y poco dinámico (temas como ‘Wrong Bitch’ pasan desapercibidos dentro del conjunto, y ni siquiera la pornografía emocional de ‘Still’ la convierte en una canción memorable). Sorprenden por ejemplo los sutilísimos ecos dancehall de ‘Killa’, en la que Teyana realiza sus típicas acrobacias vocales acompañada por el cantante nigeriano Davida, o los ecos a Timbaland del single ‘How You Want It?’ con King Combs; y muchos de los samples que incorpora el disco, que en algunos casos se tratan de estribillos enteros recontextualizados en una canción, son un acierto, especialmente los de ‘808‘ de Blaque en ‘Boomin’, ‘(Sunny) Just Friends‘ de Musiq Soulchid en ‘Friends’ o ‘The Sweetest Thing‘ de All Stars y Ms. Lauryn Hill en ‘Ever Ever’. Teyana tiene un gusto musical exquisito, y como una verdadera artista del saqueo musical, consigue que estos samples suenen como nuevos dentro de sus propias composiciones.

La linealidad del álbum, que se compone en su mayor parte de «slow jams» que permiten a Teyana regodearse vocalmente (y lo de «slow» va en serio, pues el disco alcanza lo letárgico por momentos), no impide a la artista brillar en momentos concretos. Aparte de que las bases fundidas de ‘Lowkey’, que samplea ‘Next Lifetime’ de Erykah Badu, y ‘Morning‘ con Kehlani son una verdadera «delicatessen» de la producción R&B, hay que decir que la romántica ‘Wake Up Love’, en la que participa Iman, es una ternura; que ’69’ es la hermana sutil de ‘Rocket’ de Beyoncé que nadie sabía que necesitaba; y que tanto ‘Boomin’ como ‘Concrete’ ejercerían de estupendos singles para MTV en otras circunstancias. En estas canciones que hablan de amor, lealtad, conexión, sexo… pero que también piden redención o distancia «para echarnos de menos», destaca la enfocadísima visión de una Teyana que ha hecho el disco excesivo que quería, aunque a veces eso juegue en su contra debido al exceso de melisma (‘Lose Each Other’), tempos lentos o directamente de canciones.

Un divertimento que ofrece ‘THE ALBUM’ es descubrir las decenas de referencias a otros artistas y canciones de R&B presentes en sus canciones. Si el título de ‘Come Back to Me’ alude a la mejor balada de Janet Jackson y el de ‘Try Again‘ al clásico de Aaliyah, la frase «you dickmotize my feelings» está sacada del vocabulario de Jill Scott y la festiva ‘Made It’ samplea tanto ‘He’ll Never Love You Like I Do‘ de The Spinners (1974) como ‘Back That Azz Up (Back That Thang Up)‘ de Juvenile con Mannie Fresh y Lil Wayne (1998), por no hablar de que la portada es un homenaje fantástico a Grace Jones. Y por este entramado de referencias termina asomando la mismísima Ms. Lauryn Hill en la pista final del disco, la gospel ‘We Got Love’, una de las dos co-autorías de Kanye West rescatadas de las sesiones del proyecto anterior. La autora de ‘The Miseducation of Lauryn Hill‘ sustituye a Kanye para comunicar un discurso sobre la importancia de proteger la «valía interna» frente a la codicia, y concluye de la mano de Teyana un largo paseo por el universo de esta gran vocalista, en el que vale la pena entrar a pesar de su envergadura.

Calificación: 7,6/10
Lo mejor: ‘Come Back to Me’, ‘Boomin’, ‘Wake Up Love’, ’69’, ‘Concrete’, ‘Lowkey’, ‘How You Want It?’
Te gustará si te gusta: Kehlani, Ciara, el R&B en general, los «albums tracks» de los últimos discos de Janet Jackson en particular
Youtube: vídeo de ‘How You Want It?’

Etiquetas:

La Tienda JNSP