The 1975 / Notes on a Conditional Form

-

- Publicidad -

The 1975 / Notes on a Conditional Form

The 1975 han desesperado a sus seguidores con los diversos retrasos de ‘Notes on a Conditional Form’, la enésima entrega de su serie de álbumes ‘Music for Cars’. El disco iba a salir pocos meses después del excelente ‘A Brief Inquiry into Online Relationships‘, pero se fue posponiendo varias veces, y al final ha salido en el contexto de una pandemia global, sin que esto le aporte realmente un nuevo significado (ni tenga por qué hacerlo). Porque ‘Notes on a Conditional Form’, como ya sugiere su título, es una especie de blog de «notas» personal en el que Matt Healy se dedica a explorar, en 22 canciones que marcan 1 hora y media de duración, el caos tremendo que habita dentro de su cabeza, un caos que se refleja en el disco de varias maneras.

Son muchos los temas que llevan tiempo preocupando a Matt Healy y que el artista vuelve a explorar en este nuevo largo: la alienación provocada por las redes sociales, el cambio climático, los amores no correspondidos o el abuso de las drogas son algunos de ellos. Extrañamente, uno de los datos por lo que ‘Notes on a Conditional Form’ será recordado es por abrir con un interludio recitado por la activista sueca Greta Thunberg, una persona que, a sus 17 años, ha sido nombrada «persona más influyente del año» por la revista TIME y se ha convertido en uno de los mayores iconos de lo que llevamos de siglo. Pero este interludio de 5 minutos llamado otra vez ‘The 1975’ es un «skip» inmediato porque realmente nadie necesita escuchar a Greta en un álbum de The 1975, cuando esta ya es una de las personas más mediáticas del mundo. La idea apesta a oportunismo, algo de lo que, por suerte, no peca el resto del disco.

- Publicidad -

Y es que ‘Notes an a Conditional Form’ peca de otras cosas: es un cajón de sastre de estilos en el que Healy vuelve a hacer lo que mejor se le da, imitar a otros artistas, pero lo peor es que su secuencia es un despropósito, pues incluye una serie de interludios instrumentales (a veces separados de las canciones en sí, otras no) que no aportan nada al conjunto. Así, la secuencia no fluye como debería en un disco largo de sus características. No es que ‘Notes on a Conditional Form’ sea una escucha densa por su extensión, pero sí habría agradecido un acabado más cuidado, menos deslavazado.

Más allá de este caos, las canciones vuelven a ser buenas o muy buenas dentro de que no pueden abordar más estilos. ‘People‘, el furioso single punk que ha presentado oficialmente el disco, sigue incomodando por culpa de su juvenil letra política, pero es un tiro clarísimo que lo petará en los futuros conciertos del grupo; ‘Frail State of Mind’ es una bonita relectura de ‘TOOTIMETOOTIMETOOTIME‘ desde el punto de vista de un autor abatido por sus propias inseguridades, y ‘Jesus Christ 2005 God Bless America’ es un precioso dueto a lo Bon Iver con Phoebe Bridgers que reflexiona sobre los conflictos que surgen entre las religiones y las identidades «queer». La frase sobre «buscar aviones en el mar» puede ser una de las más hermosas que Matt ha escrito. Y la joya de la corona es ‘Nothing Revelead / Everything Denied’, una canción que resume todo el disco por su mezcla de estilos, entre el pop-rock, el hip-hop y un estribillo góspel escalofriante; y una letra que habla sobre sentirse desconectado de la realidad, y que Matt transmite no sin su buena dosis de humor: «nunca he follado en un coche, estaba mintiendo, lo suelo hacer en mi cama, tumbado y sin esforzarme, porque tengo un problema con la apatía».

- Publicidad -

El humor sí es un hilo conductor dentro de este trabajo que parece haber evitado voluntariamente la coherencia de un álbum pop al uso para desprender cierto halo de improvisación, de despreocupación, de esbozo. La intención de Matt ha sido expresar sus problemas sin glamurizarlos, tomarse a sí mismo menos en serio, derribar los «mitos» que puedan existir en torno a su música y a él mismo como estrella del pop, y su lírica ha salido fortalecida por ello. Solo él podría cantar en una balada de ecos brit-pop tan bonita como ‘The Birthday Party‘ sobre su dificultad para defecar en sitios públicos, y terminarla con una reflexión tan tierna por su honestidad como: «dependo de mis amigos para mantenerme sobrio». En la country ‘Roadkill’, Matt habla de «esconder una erección» para referirse a su pobre vida sexual, recuerda un episodio en que un «hombre me llamó maricón en una tienda de regalos», y reflexiona sobre las críticas por su silencio político durante las pasadas elecciones británicas, sin tomarse nada de esto demasiado en serio.

Cuando las letras de ‘Notes an a Conditional Form’ no son cómicas, sí son brutalmente honestas. No puede ser más desesperado el amor descrito en ‘Then Because She Goes’, la canción más shoegaze-pop del álbum, y el noventero single ‘Me & You Together Song‘, uno de los mayores aciertos de esta nueva etapa en la carrera de The 1975, habla abiertamente sobre las fantasías que Matt imagina al estar enamorado de una chica que no le corresponde. Y otro de los singles, en una onda muy Bryan Adams, ‘If You’re Too Shy (Let Me Know)’, trata sobre «buscar conexión» humana y a la vez «sobre desnudarse» en una red social.

Si algo hay que valorar de The 1975 es que se entreguen totalmente a su pasión por la música sin prejuicios, no solo porque esta da lugar a canciones muy honestas, pues si algo quiere Matt es expresar sentimientos con los que todo el mundo pueda sentirse identificado, sino porque su exploración de los géneros que le interesan no tiene freno. A veces sale muy bien, como en ‘Yeah I Know’, otra exquisita producción electrónica de ritmos rotos en la onda de Radiohead o del trabajo de Thom Yorke en solitario; o en la bailable ‘Shiny Collarbone’, pero otras no tanto, como en el tecno de ‘Having No Head’. Y aunque no todas las 22 canciones de ‘Notes an a Conditional Form’ valen la pena, el nuevo disco de The 1975 vuelve a contener de todo para todo el mundo y a cerrarse con otra de sus mejores canciones, como ya sucedía en el disco anterior. ‘Guys‘, la brit-popera oda del grupo a la amistad, es un broche de oro perfecto para un trabajo que no será definitivo en la carrera de The 1975, pero que vuelve a dar un buen puñado de razones para amarlos y odiarlos a partes iguales.

Calificación: 7,5/10
Lo mejor: ‘Me & You Together Song’, ‘Yeah I Know’, ‘Nothing Revealed / Everything Denied’, ‘The Birthday Party’, ‘Guys’
Te gustará si te gusta: los grupos sin una personalidad propia, pero que escriben temazos
Youtube: vídeo de ‘Me & You Together Song’

Lo más visto

No te pierdas