Taylor Swift y Bon Iver escenifican en ‘exile’ las dos voces de un amargo reecuentro tras la ruptura

Por | 27 Jul 20, 12:53

Desde hoy ‘folklore‘ es el Disco de la Semana en JENESAISPOP, dedicando tanto a él y a su autora principal Taylor Swift varios textos especiales como este, además de su correspondiente crítica. 72 horas después de su salida se puede decir que este trabajo es ya un éxito de la estrella del pop. Y no tanto por su recepción comercial –que también–, sino sobre todo porque está siendo abrazado por la crítica más exigente y respetada. A la pléyade de alabanzas al disco que destacábamos ayer, se ha sumado hoy Pitchfork, que lo ha valorado con un 8 sobre 10, aunque no lo ha etiquetado como «Best New Music». Lo cual no debería ser un problema para que alcance su top 10 anual, como hemos visto en otras ocasiones.

‘folklore’ no ha sido solo una sorpresa por haber sido publicado apenas unas horas después de que Taylor Swift lo anunciara el pasado jueves, sino también por las insospechadas colaboraciones que la han ayudado a alumbrar este álbum. Además de Aaron Dessner de The National como productor y su hermano Bryce (también miembro del celebrado grupo de rock alternativo) en las orquestaciones, llamaba la atención la presencia en un par canciones de Justin Vernon, Bon Iver. En ‘peace‘, el autor de ‘For Emma, Forever Ago‘ ha ejercido de ingeniero de sonido, y los créditos le atribuyen el «pulso» –asumimos que se refiere a ese constante sonido de teclado que acompasa toda la canción. Pero es sobre todo el dueto ‘exile’ donde su papel es extraordinariamente relevante, siendo desde el principio una de las canciones que mejor acogida están teniendo. Y con todo el merecimiento: es también para nosotros la Canción del Día.

El papel de Justin Vernon en ‘exile’ no es caprichoso en absoluto, en tanto que representa a la mitad de una pareja que se reencuentra de forma fortuita tras la ruptura entre ellos. Sin hablarse más que a través de miradas y gestos, ambos hacen balance de qué pasó entre ellos. Con una voz sorprendentemente grave dentro del amplio rango de Vernon –como sucedía en su reciente ‘i,i‘, los filtros sobre su voz son cosa del pasado–, él comienza reprochándola cómo es posible que haya pasado página tan rápido, al verla abrazada a otro hombre. Tan fugaces como «los cinco minutos» que le costó a ella empaquetar sus cosas y dejarle «sujetando todo ese amor en el recibidor». «Creo que he visto esta película antes y no me gusta el final» entona Justin en el estribillo, «Ya no eres mi patria / ¿a quién voy a defender ahora? / Tú eras mi pueblo, ahora estoy exiliado al verte fuera / He visto esta película antes», concluye.

El segundo verso es para Taylor y, como en la serie ‘The Affair‘, ofrece la otra parte de la verdad. «Puedo verte mirando, cariño / como si él fuera tu sustituto», dice desde el otro lado de la escena, advirtiendo una mirada furibunda que denota cierta violencia en una línea que habla de «tus puños ensangrentados por mí». Ella habla de «segundas, terceras y cientos de oportunidades» ofrecidas a él, que contrastan con la falta de advertencias que en el tercer verso proclama él («tantas señales, tantas señales», responde ella en un coro a contrapunto). Lo más emocionante llega cuando en el puente ambos relatos se entrelazan a medida que lo van haciendo sus voces (la de Vernon, ya en su tono más reconocible), respondiéndose una a otra en un diálogo que solo está sucediendo en las mentes de cada uno. Mientras lo que era una sencilla balada conducida por el piano de Aaron, se ha visto engalanada por los preciosos arreglos de cuerda del prestigioso Rob Moose (habitual de The National y Bon Iver, pero también en trabajos de Sufjan Stevens, FKA twigs o Phoebe Bridgers) y una discreta caja de ritmos que potencian su final.

De manera llamativa, tanto en el lyric-vídeo como en los créditos de plataformas de streaming se señala a un tercer autor de la canción. Se trata de alguien llamado William Bowery, etiquetado por Swift como uno de «los héroes musicales» con los que ha trabajado en este álbum y que, llamativamente, nadie salvo ella sabe quién es. Preguntado por Rolling Stone, Aaron Dessner ha asegurado que no tiene ni idea sobre su identidad, que no ha podido conocerle por la pandemia, pero está bastante seguro de que no se trata de un seudónimo (como aquel que ya empleó Taylor en alguna ocasión, Nils Sjöberg) sino de «un compositor». De hecho, también firma ‘betty‘ –esta vez solo con Taylor–, otra de las canciones de ‘folklore’.

Hay quien especula sobre si podría tratarse de su hermano Austin, que ya trabajó con ella en la adaptación de ‘Look What You Made Me Do’ que aparecía en la serie ‘Killing Eve’. O incluso su pareja, el actor británico Joel Alwyn, si bien nunca se le ha conocido faceta musical alguna. Puede que algún día salgamos de dudas. O no, porque como señala Dessner tras señalar que se enteró de que ‘cardigan’ tenía un vídeo oficial en el momento que se estrenó, «a ella le encantan los misterios».

Lo mejor del mes:

La Tienda JNSP